Detenido un hombre por prender fuego a su mujer en Badalona

Una mujer luchaba anoche por su vida en el hospital Vall d'Hebron de Barcelona, tras ser rociada con líquido inflamable supuestamente por su marido. Su estado era crítico, con quemaduras de segundo y tercer grado en la parte superior del cuerpo. Era el resultado del incendio provocado en su casa de Badalona, donde también estaban dos de los hijos del matrimonio, ambos mayores de edad. Los Mossos d'Esquadra detuvieron al hombre.

Un portavoz de los Mossos explicó que se temía por la vida de la agredida. El aviso del incendio en el piso 1º 3ª del número 189 de la avenida de Marqués de Montroig, en Badalona, se recibió a las 13.30. Cuando los agentes llegaron al domicilio, encontraron a la mujer gravemente herida. El hijo del matrimonio había presenciado la discusión, que intentó detener sin éxito.

La descripción física que hizo el joven ayudó a la detención del presunto agresor en la estación de Renfe de Sant Adrià de Besòs, señalaron fuentes policiales. El detenido, de 62 años, mecánico de profesión y recientemente jubilado, fue trasladado al hospital de Can Ruti, de Badalona, con quemaduras leves en el brazo. Posteriormente, el hombre fue conducido a la comisaría de los Mossos de Badalona.

Según los investigadores, el hombre usó algún tipo de líquido inflamable o disolvente para rociar a su mujer, que estaba en la cocina. Esta parte de la casa quedó prácticamente calcinada.

Según relató Encarna, una vecina de la víctima, su marido vio al agresor cuando salía por el portal de la casa con el brazo quemado y gritando "la he quemado, la he quemado". Esta mujer contó que su marido conocía al presunto agresor porque se encontraban en un bar cercano a la finca donde vivía. El agresor le había contado que no podía soportar que su mujer, que era viuda cuando se casaron, tuviera otros dos hijos del matrimonio anterior. Una de los hijas llegó más tarde, cuando fue avisada del suceso.

En el suelo del rellano del piso había manchas de sangre y el agresor dejó tiznada la puerta y la pared que está enfrente del piso de los hechos. Uno de los inquilinos de ese piso, José Arias, relató que se despertó al oír unos los gritos de una mujer en su portal. Al abrir la puerta, vio la sangre y mucho humo que salía del piso de enfrente, pero otros vecinos ya habían alertado a los bomberos y gritaban "fuego!" desde el portal de la casa para alertar a otros vecinos. Su compañero de piso, Matías Crisol, aseguró que el presunto agresor tenía muy mal carácter. Según otra vecina, las discusiones entre el supuesto agresor y la mujer eran frecuentes, sobre todo de madrugada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS