La Generalitat dilata el plan de conciliación de 53.000 docentes

El decreto valenciano de 2006 sólo cubre a funcionarios del Consell

La variedad congresos sobre "conflictividad en las aulas", encuestas de "violencia escolar", promesas para "revalorizar la figura del docente" caen saco roto cuando hay que financiar las prestaciones básicas para que los 53.000 docentes valencianos puedan conciliar maternidad, atención de personas dependientes o enfermedades familiares con trabajo. UGT emplazó ayer a cerrar antes del 8 de marzo el plan para el sector "más feminizado" -con un 75% de mujeres- que carga con el peso de la calidad educativa.

"Si uno acaba de ser padre, como es mi caso, pero está en el sector docente sólo tiene 3 días de permiso. Pero si es funcionario de la Administración del Consell disfruta de 15 días, con lo cual el Gobierno valenciano está discriminando y robando 12 días de permiso a los profesores". Con este ejemplo reciente, narrado ayer en primera persona por Guillermo Martí, secretario general de Fete-UGT, se resume el "agravio comparativo" que padece "el personal docente, el de administración de justicia y el sanitario" desde la entrada en vigor en noviembre pasado del decreto que "regula sólo la conciliación del personal al servicio de la Administración del Consell". Un calco del Plan Concilia estatal en marcha desde diciembre de 2005.

Martí alertó sobre la "decepción que supone que 17.500 funcionarios de la Generalitat puedan acogerse al plan, y los 53.000 docentes e interinos no", pese a que éstos son el motor del sistema educativo. "El promedio mensual de nacimientos o adopciones en este sector es de 500", precisó Martí, por lo que con la dilación "la Generalitat se está ahorrando unos 2 millones al mes".

El secretario general de UGT, Rafael Recuenco, advirtió de que "el sistema educativo no puede seguir aguantando la política ineficaz de la Administración Camps, que no es que no tenga dinero para aplicar el plan: lo tiene para lo que quiere". Y advirtió al PP -"máximo defensor de la familia"- que "las familias de los docentes también tienen hijos, personas mayores a su cargo o discapacitados", y "para que un docente concilie, y sus alumnos puedan seguir dando clase, se necesita un sustituto".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS