Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía lleva al juez el altercado con el 'número dos' de Vicepresidencia

Los agentes denuncian insultos y amenazas de Antonio Losada

Agentes de la policía autonómica entregaron ayer en el Juzgado de Guardia de Santiago el atestado que relata los insultos y amenazas que supuestamente el secretario general de Relacións Institucionais, Antonio Losada, profirió contra varios efectivos del cuerpo de policía que custodian las instalaciones de la Xunta en San Caetano. Fuentes de Vicepresidencia aseguran que las relaciones con la policía autonómica son "fantásticas".

La polémica por el rótulo que debe aparecer a las puertas del departamento que preside Anxo Quintana en la Xunta ha llegado a los juzgados. Varios agentes de policía presentaron al juez de guardia y al fiscal un atestado que relata el incidente protagonizado por el número dos de Vicepresidencia, Antonio Losada, en la sede del Gobierno gallego la pasada semana.

Según ese escrito, el secretario general de Relacións Institucionais llegó a amenazar y a insultar a varios agentes de la policía e incluso al inspector jefe, por no permitir la entrada de dos operarios de la empresa Cristalería Vista Alegre, que se disponían a sustituir la denominación oficial del departamento, Vicepresidencia da Igualdade o do Benestar por otro que sólo contenía el término Vicepresidencia. Fuentes policiales han confirmado a EL PAÍS, que durante el incidente Losada cuestionó la autoridad de los agentes, insultó a varios policías y también a algunos funcionarios de la Xunta, a los que llegó a amenazar "con abrirles expedientes".

El secretario general del Sindicato Unificado de Policía, José Freire, lamentó el comportamiento de un "alto cargo de la Xunta" por "despreciar y amenazar" a representantes de las fuerzas de seguridad que son los responsables de mantener el orden en la sede de la Xunta. Freire recordó que el Código Penal castiga el delito de desacato, "lo cometa quien lo cometa" y pidió a los dirigentes políticos que "solventen sus diferencias por los cauces oportunos sin inmiscuir en sus polémicas a los agentes de policía". "Si tenían un problema con los carteles, lo lógico es que lo arreglasen hablando", agregó, antes de pedir la intervención del presidente y el vicepresidente de la Xunta "para que episodios como el del otro día no se vuelvan a repetir". "No vamos a aceptar que a los policías se nos trate como súbditos, por mucho secretario general que sea el que se dirija a nosotros", concluyó. Freire explicó que el sindicato ha puesto a disposición de los agentes implicados en el incidente su servicio de asesoría jurídica.

Fuentes del departamento de Vicepresidencia, que el pasado míercoles negaron la existencia de altercado alguno con la policía o con funcionarios, subrayaron ayer que Losada mantiene unas "fantásticas relaciones con todos los departamentos de la Xunta, incluida la policía autonómica". Preguntado sobre los motivos que tendrían los agentes para presentar un atestado ante el juez, un portavoz de la Vicepresidencia aseguró: "No podemos valorar decisiones que no conocemos, y a este departamento nadie le ha comunicado nada en este sentido".

Cartel raspado

Todavía ayer el rótulo que da entrada al departamento de Anxo Quintana aparecía con algunas de las letras semiborradas. Algunos testigos confirmaron a este diario que fue el propio secretario de Relacións Institucionais el que minutos después del incidente "se subió a una banqueta y se puso a raspar la parte de abajo del cartel"donde se leía da Igualdade e do Benestar.

La polémica por los carteles se originó después de que la Consellería de Presidencia dictase una orden para actualizar la señalización de las dependencias de la Xunta y adaptar los carteles a la denominación oficial de las consellerías del bipartito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de febrero de 2007