Los dueños del 'Probo Koala' pagarán 152 millones por el vertido en África

Trafigura y Costa de Marfil dan carpetazo al caso, que costó la vida a 10 personas

La historia del Probo Koala, el buque que arrojó vertidos tóxicos en Costa de Marfil, ha acabado con un apretón de manos. Las autoridades del país y la multinacional petrolera Trafigura firmaron el martes un acuerdo definitivo según el cual, el vertido tóxico que en agosto pasado mató a 10 personas y envenenó a otras 100.000 en Abiyán fue sólo "un accidente". La petrolera pagará al país 152 millones de euros. A cambio, el Gobierno de Costa de Marfil desiste de toda reclamación legal y ya ha liberado a los tres ejecutivos de Trafigura que permanecían encarcelados.

Más información
Vómitos, diarreas y sangre por la nariz

Pese al acuerdo, las víctimas seguirán adelante con las acciones civiles, según dijo ayer a este diario una asociación desde Abiyán y Greenpeace ha condenado "el acuerdo como un ejercicio de cinismo para simular justicia".

En agosto pasado, el Probo Koala, un carguero de bandera panameña fletado por la compañía holandesa Trafigura, transportó cerca de 528 toneladas de residuos altamente tóxicos (procedentes, según se supo luego, de turbios negocios de refinería de nafta en alta mar) desde el puerto de Amsterdam hasta el de Abiyán. Durante las noches del 19 y el 20 de agosto, el Probo Koala bombeó el chapapote venenoso a los 19 camiones cisterna alquilados por una pequeña empresa local, llamada Tommy, que no tenía la capacidad jurídica ni técnica para manejar ese tipo de residuos. Tommy diseminó aquel residuo que olía a ajo y gasóleo por 13 basureros de la capital, al aire libre. En pocas horas, muchos vecinos empezaron a sentir los efectos del veneno: al menos 10 personas murieron y 100.000 más resultaron intoxicadas.

El martes pasado por la noche, Trafigura y el Estado marfileño alcanzaron un acuerdo amistoso con el que ambos tratan de echar tierra al asunto y se exculpan mutuamente. El Estado renuncia definitivamente a "todo proceso, reclamación o instancia presentada o por presentar que pueda afectar a Trafigura" en el caso. Y se compromete a "tomar todas las medidas apropiadas para garantizar la indemnización de las víctimas", sin añadir más detalles sobre cómo lo hará.

La levedad de conciencia de la compañía alcanza incluso para presumir de que está llevando a cabo una "investigación medioambiental independiente para determinar la idoneidad de los trabajos de limpieza realizados y el impacto a largo plazo sobre la población".

Falta de control

El Gobierno marfileño, cuya falta de control en el puerto de Abiyán favoreció el vertido ilegal trató de vender ayer el acuerdo como una panacea. "Hemos llegado a un acuerdo justo y bueno que permitirá al Estado hacer frente a las peticiones de las víctimas", declaró el presidente, Laurent Gbagbo, tras asistir a la firma del documento. El presidente prometió que será inflexible si el dinero se pierde por el camino: "Seré salvaje con quienes intenten desviar este dinero".

La compañía, que se compromete a construir una planta para tratar residuos peligrosos en el puerto de Abiyán (lo que los ecologistas interpretan como un acuerdo tácito para que Trafigura siga trasladando allí su chapapote venenoso), celebró la "inmediata liberación" de sus tres ejecutivos, presos en la cárcel de Abiyán desde el 18 de septiembre.

La señora Rachelle Gogua, presidenta del colectivo de víctimas de Akouedo, donde se concentró el vertido más abundante, explicó anoche a este diario que tras la reunión con los abogados británicos que les representan en la demanda contra Trafigura, "las víctimas van a seguir adelante con el proceso". "El acuerdo del Gobierno y la empresa es normal, pero ¿quién sabe dónde acabará ese dinero? El Gobierno ya ha demostrado que no va a darnos la ayuda que necesitamos".

Según Gogua, la situación en su barrio sigue siendo terrible: "El olor sigue ahí como el primer día, y hay gente que está todavía enferma".

Labores de limpieza de la zona afectada por el vertido del <i>Probo Koala</i> en Abiyán en 2006.
Labores de limpieza de la zona afectada por el vertido del <i>Probo Koala</i> en Abiyán en 2006.JOÃO PINA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS