El Supremo anula las licencias de un centro comercial y dos torres en Vigo

El fallo ilegaliza el plan parcial vigués que permitió construir en Finca do Conde

El Tribunal Supremo ha estimado un recurso que anula el plan especial de Finca do Conde, uno de los más polémicos que aprobados en Vigo. El centro comercial Gran Vía que lo centraliza está funcionando desde el año pasado. El fallo afecta también a dos torres de 16 plantas ya construidas. Ahora engrosan el catálogo de actuaciones ilegales y cuyo derribo sólo podrá evitarse con su "legalización" por el nuevo plan general de urbanismo.

En el Plan Xeral de Ordenación Municipal de 1993 la parcela Finca do Conde (10.630 metros cuadrados) estaba destinada a uso residencial, con un uso comercial complementario. En 1998, el Gobierno municipal que presidía Manuel Pérez (PP) aprobó un plan parcial que cambiaba los términos: el uso principal pasó a ser el comercial y con una edificabilidad superior a la establecida por el plan general en la zona. Incluso la Consellería de Obras Públicas, a la sazón dirigida por Xosé Cuiña, informó desfavorablemente el proyecto, que no obstante fue aprobado por el pleno municipal con los votos del PP, con mayoría absoluta en la corporación.

Los recursos judiciales cayeron en cascada. La Xunta impugnó el proyecto de urbanización y el de compensación. Por parte del grupo socialista se presentaron cinco recursos, e incluso fue recurrido por el Colegio Oficial de Arquitectos y la Asociación de Promotores Inmobiliarios (Aproin).

Cuando en 2003 el bipartito BNG-PSOE, bajo la presidencia de Lois Pérez Castrillo, dio el relevo al PP en el Gobierno municipal, los nacionalistas también promovieron inicialmente la anulación del plan parcial de Finca do Conde. El Consello Consultivo de Galicia no lo avaló y el BNG cambió de criterio, otorgando licencia para la construcción de dos torres. Un recurso del grupo socialista estimado por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia anuló el proyecto de compensación aprobado.

Cuando de nuevo cambia el gobierno municipal, en 2004, ahora para ser presidido por Ventura Pérez Mariño, estaban ya pedidas las licencias para construir un centro comercial. Entonces fue desoído el criterio del grupo socialista de esperar al fallo del Tribunal Supremo del recurso de casación que ahora se produce.

El actual Gobierno municipal que preside Corina Porro otorgó la licencia para la construcción del centro comercial y la licencia de actividad, que empezó a hacerse efectiva el año pasado al abrir el centro comercial Gran Vía, el más importante de la ciudad.

La sentencia del Tribunal Supremo señala en sus fundamentos que han de tener acogida las alegaciones del recurrente en lo que se refiere a la modificación de los usos previstos. "El que el uso característico sea el residencial no implica que no existan otros usos complementarios que sean compatibles, pero sí (...) que aquél haya de ser el principal, cualitativa y cuantitativamente", dice la sentencia en sus fundamentos. El plan parcial aprobado, añade la sentencia, dedica la práctica totalidad de la superficie a uso comercial, vulnera las previsiones del plan general e infringe el principio de jerarquía normativa. Por eso es anulado.

Aún quedan pendientes otros recursos. Pero ya con esta sentencia, el centro comercial Gran Vía entra a formar parte del catálogo de edificios (Piricoto, Torres Ifer y otros) que sólo podrán evitar su demolición siendo "legalizados" por el nuevo plan general de urbanismo que debe aprobar la Xunta.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción