Reportaje:

Proinserga, atracón de carnes

La firma ultima la entrada de nuevos socios para reflotar el grupo

Proinserga es una de las cooperativas ganaderas más importantes con presencia fundamentalmente en la producción de porcino en la zona centro. Su estrategia de crecimiento supuso en 2004 la compra, a través de Proinserga Inversiones, de Primayor Food, la división de carnes frescas al grupo Campofrío. Pero la cooperativa no pudo absorber toda su estructura y las carnes atragantaron al grupo con unas pérdidas estimadas en unos 30 millones de euros a los que se suman otros 15 millones por el proceso de reestructuración.

En los tres últimos años acumuló pérdidas de unos 30 millones, a los que se suman otros 15 para la reestructuración del grupo
Tras la venta y cierre de plantas o mataderos, se prepara la entrada de nuevos socios, como Madrigal, para impulsar la actividad del grupo

"Hemos acometido en los últimos meses un importante esfuerzo para la reestructuración del grupo con la venta o cierre de varios mataderos e igualmente hemos tenido que proceder a una reestructuración de la deuda. En la actualidad, también estamos ultimando acuerdos para la incorporación de nuevos socios", señalan fuentes del grupo. "Una vez terminemos este proceso, el objetivo es que el grupo vuelva a una situación de normalidad para seguir siendo un punto de referencia en el sector ganadero".

Proinserga es una sociedad cooperativa constituida hace casi medio siglo que en la actualidad la componen unos 230 socios con más de 80.000 madres. A partir de esa única empresa, en los últimos años se fue constituyendo un entramado de sociedades como Proinserga Inversiones, Castileon en la explotación de granjas o el Consorcio Ganadero donde tienen acciones cooperativas ganaderas catalanas, andaluzas, navarras y murcianas. Proinserga, presidida por Evaristo Grande, ha constituido y se mantiene como un punto de referencia en el sector del porcino. Pero, de productor de materia prima, el grupo inició su aventura en el sector de los mataderos y transformados con la adquisición inicialmente de Alimentos Refrigerados, en Segovia, con su marca El Acueducto. Este proceso lo culminó en 2004 con la compra a través de Proinserga Inversiones, por 17 millones de euros, de la división de carnes frescas del grupo Campofrío, Primayor Foods.

Con estas compras, el grupo segoviano pasó a tener una facturación superior a los 500 millones de euros y, sobre todo, se convirtió en líder en el mercado de carnes frescas en España con la industrialización de unos 3,5 millones de cabezas de porcino y más de 50.000 de vacuno. Pero, sobre todo, la sociedad cooperativa pasó a disponer de ocho mataderos distribuidos por toda la geografía nacional, cuya actividad ha generado entre los años 2004 y 2005 unas pérdidas acumuladas de unos 30 millones de euros.

Para dar una salida de futuro al grupo, en la actualidad se negocia la entrada de nuevos socios. Las mayores posibilidades de entrada se concretan en la Junta de Castilla y León, a través del Instituto Tecnológico Agrario con unos ocho millones, y la sociedad de inversiones, constituida por varias cajas de ahorro de Castilla y León, Madrigal, con una cifra superior.

Con la compra a Campofrío de Primayor Foods, la cooperativa se hizo con un matadero en Lorca, en Murcia, que en el proceso de reestructuración ha sido vendido a los ganaderos. El matadero de Zaragoza, tras el desarrollo de un plan de regulación de empleo, ha sido vendido a Uvesa, también uno de los socios del grupo. En Teruel, el matadero de Calamocha se ha vendido a un industrial ganadero. El matadero de Mollerusa, en Lérida, se pretende vender a grupos cooperativos y está a falta de un acuerdo. Finalmente, el matadero de Tavernes, en Valencia, y la planta de Mercamadrid también se han cerrado.

Tras este plan de ajustes evaluado en unos 15 millones de euros, el grupo solamente cuenta con los mataderos de Jaén y de Albacete.

Evaristo Grande, presidente de Proinserga
Evaristo Grande, presidente de Proinserga

Campofrío vuelve a las carnes frescas

A inicio de los años 2000, el grupo Campofrío señalaba su apuesta por operar en el sector de las carnes frescas en España y en todo el mundo gracias a disponer de todos los mataderos procedentes de las compras de Navidul y Oscar Mayer y, sobre todo, con la entrada en funcionamiento del macromatadero de Burgos, con capacidad para sacrificar dos millones de animales al año en dos turnos. Este matadero era propiedad de Carnes Selectas, cuyo accionariado estaba en su totalidad en manos de Caja Burgos, pero se hallaba alquilado a Campofrío. Para aglutinar toda la actividad en el segmento de las carnes frescas, la empresa cárnica procedió a la constitución de Primayor Foods.

Problemas en el desarrollo por debajo de lo previsto tanto en España como en el exterior y su fuerte endeudamiento aconsejaron al grupo la venta de toda la división de las carnes frescas con Proinserga Inversiones como comprador.

Ahora, con problemas en el grupo cooperativo, Carnes Selectas, el macromatadero, volvió a Caja Burgos desde donde, en lugar de seguir con el alquiler, se optó por su venta a Campofrío, lo que supone volver a las carnes frescas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS