Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rigoberta Menchú será candidata a la presidencia de Guatemala

Rigoberta Menchú, de 47 años, la indígena guatemalteca galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 1992 y cuyo padre murió calcinado en el asalto de la policía a la Embajada de España el 31 de enero de 1980, será candidata a la presidencia de Guatemala en las elecciones previstas en septiembre. Se espera que Menchú haga el anuncio oficial de forma inmediata.

"Todavía no ha tomado una decisión definitiva con respecto al partido político con el cual se postulará", aseguró su marido, Ángel Canil. Hasta el momento, dos organizaciones mantienen conversaciones con Rigoberta Menchú. Una de ellas es Encuentro por Guatemala, un partido de nuevo cuño impulsado por Nineth Montenegro, fundadora del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM, equivalente guatemalteco de las Madres de la Plaza de Mayo de Argentina); Montenegro ha mantenido una trayectoria impecable desde su escaño en el Congreso (unicameral), donde ha ganado a pulso su reelección en las dos últimas legislaturas.

La segunda opción es la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG, la antigua guerrilla), con una raquítica representación parlamentaria y que no logra despegar, en contra de lo que se pronosticaba tras la firma de la paz que, en 1996, puso fin a un enfrentamiento armado de 40 años en este país centroamericano.

Hasta ahora, el mayor acercamiento es con Encuentro por Guatemala y, según la prensa local, el pacto sólo depende de acuerdos con respecto a la cuota de poder que Menchú y sus allegados pretenden, mientras se da como consumada la identificación en el campo ideológico y en el plan de trabajo que ofrecerán a los guatemaltecos.

"Vamos a escuchar sus inquietudes y a definir las cuotas de poder que ella menciona", decía ayer Montenegro al matutino local Siglo Veintiuno. El anuncio de la postulación de Menchú ha agitado las aguas políticas locales, cuya actividad se ha acrecentado a pesar de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE, máxima autoridad en la materia), ni siquiera ha convocado las elecciones generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de febrero de 2007