Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

San Antonio de Benagéber adjudica de forma irregular cinco plazas de funcionario municipal

La sombra de la prevaricación o una extraordinaria coincidencia planean sobre el Ayuntamiento de San Antonio de Benagéber. El Consistorio, gobernado por el PP, convocó en diciembre las pruebas para cubrir en propiedad cinco plazas de la plantilla de funcionarios municipales. Se presentaron 168 candidatos. La semana pasada, el mismo día y a la misma hora en que comenzaba el último ejercicio de carácter eliminatorio, al que habían llegado 16 aspirantes, María Dolores Barberán salió de su casa en San Antonio, condujo hasta el despacho de un notario en Llíria y le entregó, para que diera fe, una carta con los nombres de las cinco personas que iban a superar el examen. El lunes, el Ayuntamiento publicó el resultado. Cinco de cinco. Acierto total.

La carta que Barberán depositó en la notaría no se limitaba a una lista de nombres. Describía también las relaciones familiares o de amistad que cuatro de los cinco candidatos mantenían con el alcalde y con otros miembros del equipo de gobierno. Barberán comunicó ayer su intención de personarse a lo largo de esta mañana ante la Fiscalía Anticorrupción.

"A lo mejor es adivina", respondió ayer el alcalde, Eugenio Cañizares, en referencia al pronóstico. "Aquí en el pueblo casi todos somos familiares. Quienes no son del PSOE, son del PP". Cañizares añadió: "A toro pasado... ¿Por qué no se fue al notario cuando había 160?". El edil planteó también la posibilidad de que Barberán hubiera llevado más cartas, al mismo notario o a otros, y que después hubiera abierto la premiada.

La mujer afirma que conocía los cinco nombres de los cinco nuevos funcionarios desde que comenzaron los exámenes, a principios de diciembre: "Si no lo llevé antes fue porque todo el mundo me dijo que no había nada qué hacer". Barberán señala que el "amaño" de las oposiciones era "vox populi", y que esa fue una de las razones que llevaron a Antonio Román, ex concejal de Urbanismo, a dimitir hace un mes. Román confirmó ayer ese dato. Dijo conocer esos mismos nombres desde hace semanas y describió a Cañizares como una persona empeñada en "manejar y controlarlo todo". También comunicó su intención de presentar una lista distinta a la del PP a las próximas elecciones municipales.

La propia Barberán trabajó cerca de un año para el Ayuntamiento, adscrita a las áreas de comunicación y protocolo. Trabajó allí hasta que un día, según su versión, el alcalde le comunicó su intención de despedirla.

Las descripciones que acompañan a los nombres aportados por Barberán indican que entre los candidatos a los que supuestamente se les aseguró la plaza estaban: la hija de la concejal de Bienestar Social; la hija del abogado que se encargó de la segregación de San Antonio de Paterna, hace una década, y que continúa llevando casos para el Ayuntamiento; la hija de un ex concejal del PP y la hija de un amigo del alcalde. El quinto aprobado, subrayó Cañizares, es sobrino de un ex edil del PSPV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de febrero de 2007