Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un empresario queda en libertad tras declarar por blanqueo en la operación Malaya

Los joyeros de la Costa del Sol denuncian la actividad "irregular" del detenido

El empresario italiano Sabino Falconieri, de 46 años, salió ayer en libertad sin fianza tras declarar ante el juez Miguel Ángel Torres como imputado por los delitos de blanqueo de capitales y contra la hacienda pública. La detención, que se produjo el lunes, es consecuencia de las investigaciones de la operación Malaya, contra la corrupción en el Ayuntamiento de Marbella. La declaración judicial de Falconieri, dedicado a la compra-venta de joyas, apenas duró media hora. Los joyeros criticaron la actividad "irregular" del detenido.

El empresario tiene la obligación de comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes. Tras su detención en Málaga, los agentes de la Udyco-Costa del Sol registraron el pasado lunes una joyería en el centro Málaga. El gerente de esta joyería, Manuel Campos, negó que este negocio tenga vinculación con el italiano detenido.

El negocio itinerante del último detenido en la operación Malaya era un tanto turbio. La Asociación de Joyeros de la Costa del Sol denunció a Falconieri por supuesta competencia desleal, ya que vendía relojes de manera directa en hoteles a precios inferiores a los de los concesionarios oficiales. Al parecer, el empresario ofrecía su mercancía en vestíbulos y restaurantes de los hoteles de la costa a los clientes adinerados. El presidente de la asociación, Miguel Gómez, criticó ayer la actividad "irregular" del vendedor.

"La joyería no le vende nada a Sabino Falconieri y ni siquiera su mujer trabaja en un local del sector. Un señor que vende relojes y joyas sin pagar sus impuestos no tiene nada que ver con la profesión", afirmó Gómez para desvincular al gremio joyero de la operación Malaya.

En los últimos autos decretados por el juez Torres, éste ha señalado que puede haber nuevas detenciones y que la investigación, iniciada el pasado marzo, continúa abierta.

Más de 70 personas han sido detenidas en la operación Malaya, que conllevó el pasado abril la disolución del Consistorio marbellí y la creación de una comisión gestora, al ser encarcelada la cúpula del gobierno local, con la alcaldesa Marisol Yagüe a la cabeza. A Yagüe se le sumaron, posteriormente, el también ex alcalde Julián Muñoz y el ex alcalde en funciones y edil Tomás Reñones.

Roca admite una mediación

El ex asesor de Urbanismo del Ayuntamiento de Roca, Juan Antonio Roca, reconoció ayer haber participado en la negociación de uno de los cuatro convenios presuntamente irregulares por los que declaró ante la juez Carmen Rodríguez Medel. Por contra, negó que interviniera en las tasaciones de terrenos incluidas en dichos convenios firmados por Julián Muñoz como alcalde accidental, según su abogado, José Aníbal Álvarez.

"Le están preguntando sobre todo por si las tasaciones tienen una fecha u otra, pero él no tiene nada que ver con estas tasaciones, con lo cual no puede concretar fechas porque no lo sabe", aseveró el letrado de Roca. Álvarez afirmó que su papel se redujo a negociar un convenio sobre unos terrenos a las afueras de Marbella.

El ex asesor negó su participación en los convenios para la construcción del centro comercial Plaza del Mar, edificado sobre zona verde según el Plan General vigente, así como otro relativo a la Fundación Sociedad Laboral, así como en un cuarto convenio. Roca reiteró que no participó en los convenios, "que fueron remitidos a la Junta de Andalucía junto con las tasaciones", especificó su abogado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de enero de 2007

Más información