Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Ryszard Kapuscinski, escritor y maestro de periodistas

Ryszard Kapuscinski, el padre del que se ha llegado a denominar el realismo mágico aplicado al periodismo y uno de los mejores reporteros del siglo XX, falleció ayer en Varsovia a los 75 años como consecuencia de las complicaciones surgidas tras una operación a la que fue sometido el pasado sábado.

Nacido en Pinsk, una ciudad de tránsito y de mezcolanza cultural y en el seno de una familia humilde, la ciudad marcó sin duda su mirada del mundo y su periodismo, que se traducía en una máxima que repetía a menudo: "No se puede escribir de alguien con quien no has compartido como mínimo algún momento de su vida".

Esa preocupación por los otros y por la práctica de un periodismo honesto -"los cínicos no sirven para este oficio; se puede se escéptico, pero no cínico, porque el cinismo te aleja de la gente"- marcó desde un buen inicio su carrera periodística, que inició inmediatamente después de haber acabado su carrera de Historia en la Universidad de Varsovia.

Tras un primer viaje por la India y China a principios de los años cincuenta, Kapuscinski se instaló en África como corresponsal para todo el continente de la agencia polaca de noticias, labor que desarrolló entre 1959 y 1981 y que salpicó con estancias en Asia y América Latina.

Esa labor de gacetillero la simultaneó con trabajos más extensos en publicaciones de su país, especialmente Polityka. En ellos, una irrepetible combinación de periodismo muy documentado, una capacidad de análisis de las situaciones socioculturales típica del gran cronista y un estilo literario a caballo entre lo poético y la fabulación le permitieron granjearse el respeto de periodistas y escritores como Gabriel García Márquez y el salto a publicaciones como Time, The New York Times y Frankfurter Allgemeine Zeitung,

Kapuscinski es autor de 19 libros, de los que se han vendido cerca de un millón de ejemplares y de los que algunos se han traducido a más de treinta idiomas. Entre sus obras destacan El emperador (1978, sobre la decadencia de la Etiopía de Haile Selassie), El sha (1987), La guerra del fútbol (1992), Lapidarium (1990), El imperio (1994, sobre la descomposición de la Unión Soviética), Ébano (1998) y un álbum de fotos sobre África (2000).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de enero de 2007