Reportaje:

El momento especial de la banca brasileña

El Santander ha cuadruplicado sus oficinas y gestiona las nóminas municipales de Río

La banca obtiene más beneficios que el tejido productivo de Brasil. Su rentabilidad es del 24,7%, el doble de Estados Unidos, y supera con creces la de países como el Reino Unido o Canadá.

Ganan tanto dinero que se han convertido en objeto de deseo de algunos de los más fuertes conglomerados internacionales. El Itaú se ha convertido en la segunda entidad bancaria nacional, tras incorporar los activos de BankBoston. A finales de noviembre compró el BankBoston International de Miami y el BankBoston Trust Company de Nassau. Ha pasado a gestionar activos de cuatro mil millones de dólares de ambos bancos. Entre enero y septiembre, las cuatro grandes entidades bancarias del país -Banco do Brasil, Bradesco, Itaú y Unibanco- acumularon unos beneficios netos de 11.170 millones de reales, unos 4.000 millones de euros. Los cuatro mayores grupos empresariales de Brasil (Vale do Río Doce, Gerdau, Ambev, Telesp-Telefónica y Compañía Siderúrgica Nacional) han obtenido juntos unos beneficios netos de 10.700 millones de reales, con una rentabilidad media del 31,1%. El caso del Santander es ejemplar. En los primeros nueve meses del año, la filial brasileña generó beneficios equivalentes a un tercio del grupo en América Latina, donde está presente en diez países, y logró una rentabilidad continental del 12%.

Entre enero y septiembre de 2006, la filial del Santander en Brasil generó un tercio de los beneficios contabilizados por su grupo en Latinoamérica

Los suizos extienden la red

Con este escenario, los principales bancos suizos han anunciado su expansión en Brasil. El Banco Leu, el más antiguo del país, que exige a sus clientes un millón de francos suizos para abrir una cuenta, mantiene tres oficinas en Buenos Aires, Nassau y São Paulo. En un año esta última facturó un 30% más. El Credit Suisse, que aterrizó en Brasil hace ocho años, sumó en 2006 7.200 millones de euros en activos y UBS acumuló 4.000 millones de euros en los primeros seis meses del año, un 40% más que en el mismo periodo de 2005. Y para finales de año estará concluida la compra del Banco Pactual, uno de los más expresivos del segmento de inversiones en Brasil, por el UBS suizo. El negocio facturó 9.500 millones de euros, y ha sido el mayor realizado por UBS en los últimos seis años.

Ya no se producen, como en el pasado, adquisiciones de bancos pequeños. Ahora existe un movimiento de consolidación más complejo que involucra a las matrices de grandes bancos extranjeros en un activo intercambio de acciones y participaciones. La compra de sucursales del BankBoston en Chile y Uruguay fue el resultado de un acuerdo entre el Itaú y Bank of American Corporation. En el intercambio de activos, el BAC se quedó con el 7,4% del banco brasileño y un puesto en el consejo.

Ahora se comenta que el Santander, por mediación de Goldman Sachs, ha presentado ofertas parecidas a los tres mayores bancos privados del país (Bradesco, Itaú y Unibanco). El grupo español entregaría sus activos en el país a cambio de una participación en el capital. El Itaú rechazó la oferta por haber cerrado el pacto con el Bank of America. Bradesco y Unibanco han rehusado hacer comentarios y el propio Santander lo ha desmentido.Otros sugieren que el pacto entre Itaú y Bank of America es el modelo válido para futuras nuevas fusiones. En lugar de competir con un banco local, los extranjeros optarán por asociarse a él. Y mientras se multiplican los rumores, el Santander (cuarto de Brasil) conquista más espacio en Río de Janeiro y asegura su posición en São Paulo. Desde agosto pasado los funcionarios municipales de Río cobran sus nóminas en el banco tras ganar la subasta del servicio. Sus agencias han aumentado de 30 a 130 y su plantilla de 430 a 1.100 empleados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de enero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50