Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Superior avala el protocolo de la UPV para los presos de ETA en el extranjero

El Tribunal Superior vasco ha desestimado el recurso presentado en junio de 2005 por el Gobierno central contra el protocolo aprobado por la Universidad del País Vasco (UPV) para impartir clases a presos que cumplen condena en cárceles situadas fuera de España. Varias decenas de militantes de ETA encarcelados en Francia cursan estudios gracias a esta normativa, que fue aprobada el 28 de octubre de 2004 por el Consejo de Gobierno de la UPV.

Un año antes, el Gobierno del PP había reformado la Ley Penitenciaria para que los reclusos sólo pudiesen realizar estudios universitarios a través de la UNED, tras denunciarse irregularidades en los expedientes de algunos presos de ETA que cursaron una carrera en la UPV (en total, 252 en el curso 2001-2002).

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Superior declara en su resolución que el protocolo no vulnera el derecho a la igualdad del resto de los alumnos ni infringe la Ley Penitenciaria como sostenía en su recurso el Abogado del Estado. La UPV precisó en un comunicado que la sentencia indica que la Ley Penitenciaria se guía por el principio de territorialidad y, en consecuencia, no es aplicable a los internos de centros penitenciarios de otros países. El rector de la UPV, Juan Ignacio Pérez, manifiesta en la nota su satisfacción por el fallo judicial. A su juicio, apuntala el principio de autonomía universitaria y confirma que la universidad no cometió "ninguna ilegalidad aprobando el protocolo" y tampoco "proporcionando ahora docencia a los internos en centros de otros países".

Tras aprobarse el protocolo, cerrado ya el plazo oficial de matriculación, un total de 57 presos de ETA en cárceles francesas siguieron estudios en centros de la UPV en el curso 2004-2005. 25 de ellos se matricularon para la prueba de acceso para mayores de 25 años y 29 distintas carreras. La Fiscalía General del Estado no ha cerrado todavía la investigación que abrió en 2003 ante diversos indicios de que militantes y presos de ETA recibieron trato de favor en sus estudios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2007