Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Movilidad en un espacio protegido

Gobierno y Junta limitarán el tráfico en Doñana

El plan de movilidad propone usar transportes públicos en verano entre El Rocío y Matalascañas

El plan de movilidad en el entorno de Doñana, elaborado por el Gobierno y la Junta, propone restringir el paso de vehículos privados en un tramo de la A-483 en las fechas de más afluencia de visitantes y poner en marcha un sistema de transporte público entre El Rocío y Matalascañas. Esta limitación no afectaría a los residentes en el núcleo costero. El plan, pendiente de ser consensuado con ayuntamientos y colectivos sociales, contempla un gran aparcamiento en El Rocío, desde donde partirían los autobuses o tranvías públicos. La propuesta suscitó ayer numerosas críticas en la zona.

El objetivo del plan de movilidad es descongestionar el tráfico en la A-483, una vía donde se registra un alta siniestralidad. Es también uno de los puntos negros para la supervivencia del lince ibérico en Doñana, donde los atropellos se han convertido en la principal causa de mortalidad de este especie en peligro de extinción. Dos de los cinco animales atropellados el año pasado en la comarca murieron en esta carretera.

La Junta ve con buenos ojos la creación de una una gran zona de aparcamientos en el entorno de El Rocío donde los visitantes dejen sus coches para, luego, trasladarse a la costa en transporte público en una línea de autobuses o tranvías. Los propietarios de viviendas en Matalascañas, según el plan de movilidad, no se verían afectados por esta medida restrictiva.

Matalascañas tiene una población en invierno de unos 3.500 habitantes que en verano crece hasta los 120.000, especialmente los fines de semana. Y eso sin contar a los visitantes -en su mayoría provenientes de Sevilla- que no tienen residencia y que los fines de semana entre primavera y otoño copan las carreteras.

De ejecutarse el plan de movilidad planteado por el Gobierno y la Junta (Ministerio de Fomento, Dirección General de Tráfico y Consejería de Medio Ambiente, entre otros), serían esos turistas de un sólo día los que, una vez llegados a El Rocío, dejarían sus coches y utilizarían el transporte público, posiblemente un tranvía. Fuentes de la Junta avanzaron ayer que un modelo en el que basar el tranvía de Doñana puede ser el que ya une Vélez - Málaga y el núcleo costero de Torre del Mar. Según este modelo, la Consejería de Obras Públicas construiría la infraestructura necesaria, mientras que la gestión del servicio correría a cargo del municipio de Almonte.

La idea del tranvía no es nueva. Hace seis años, el alcalde de Almonte, Francisco Bella, lanzó esta propuesta para aliviar el tráfico de la A-483. Ayer, el alcalde aseguró que la propuesta del plan de movilidad del entorno de Doñana de limitar el acceso a Matalascañas para los visitantes "sólo sería opcional". Bella recordó que la medida no es definitiva y que está por concretar. El plan será consensuado ahora con ayuntamientos y colectivos sociales.

El documento también recoge la posibilidad de construir varios pasos para animales en las principales carreteras de acceso a Matalascañas. En la que comunica con Almonte se planea instalar tres amplias estructuras, llamadas ecotúneles. Todavía no se ha decidido si dichos pasos serán bajo la carretera o sobre la misma. En la A-494, que une Mazagón y Matalascañas, también se están construyendo accesos para facilitar el tránsito de animales.

El plan de movilidad pretende ahondar en el modelo viario definido en el Plan de Ordenación del Territorio de Doñana (Potad). Además de las propuestas resaltadas, contempla la reducción y vigilancia de los límites de velocidad -actualmente es de 90 kilómetros por hora- y la instalación de vallado de protección para la fauna. La Dirección General de Tráfico intensificará la vigilancia de los límites de velocidad en la comarca, con la instalación de radares y de señales de reducción en los tramos más conflictivos. Asimismo, prevé habilitar algunas vías como itinerarios paisajísticos y se plantea sustituir el actual firme del camino agrícola que une Villamanrique y El Rocío, que se asfaltó de manera irregular y que suscitó una advertencia de la Comisión Europea al Gobierno español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2007