Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moustaki narra su alergia a las fronteras

El cantautor greco-francés presenta un libro de cuentos y actúa esta noche en Barcelona

Georges Moustaki ha entrado ya en la historia de la cultura popular como uno de los más sensibles creadores de canciones de las últimas décadas. Ahora, el cantautor greco-francés añade a su abultado bagaje la faceta de narrador. La editorial Belacqua acaba de publicar en versiones catalana y castellana sus Siete cuentos fronterizos. Un aparente cambio de registro sólo momentáneo, ya que mañana Moustaki regresará al escenario del Palau de la Música barcelonés con un recital antológico incluido en el octavo Festival del Mil·leni.

Moustaki muestra su libro, con un cierto orgullo disimulado, tras su habitual hablar pausado y contenido. "Me he convertido en escritor por culpa de la actualidad y de un editor", matiza sonriendo. "Cuando supe que los colonos judíos se iban de Gaza, imaginé un guión cinematográfico sobre una persona que se niega a retirarse no por causas políticas sino por apego a la tierra: prefiere convertirse en palestino antes que vivir en otro lugar".

Ésta es la historia, en el libro de Moustaki, de Abraham convertido en Ibrahim. "No es una historia real, pero es una historia posible. Pueden haber existido varios Ibrahim que de forma discreta hayan actuado de esa forma y no nos hemos enterado por la confusión creada. Para mostrar el guión, lo escribí como un cuento y el hacerlo me produjo gran placer. Así que escribí otro sobre un gobernador odioso que se parece a Sharon. Como el proyecto cinematográfico no funcionaba (aún espero poder hacerlo), se lo mostré a un editor que me dijo que no podía publicar sólo dos cuentos y de forma sutil me empujó a escribir más. Me gustó tanto que, cuando llevaba siete, tuvo que pararme".

Todos los cuentos del libro transcurren en Oriente Próximo. "Nací en esa zona y nunca corté el cordón umbilical. Retorno regularmente, sigo hablando la lengua y comiendo las recetas que mi madre le enseñó a mi cocinera. Cuando cojo un diario lo primero que busco son las noticias sobre Oriente Próximo". Y los siete cuentos hacen también referencia a fronteras reales o imaginadas. "Siempre he tenido problemas con las fronteras".

Sin papeles

"Cuando llegué a Europa venía con pasaporte griego y la nacionalidad griega no tenía ningún prestigio. ¡Los griegos eran emigrantes profesionales! Tenía problemas en todas las fronteras; aunque llevara los documentos en regla, me preguntaban qué iba a hacer allí. Lo que me gusta de la Unión Europea es poder viajar por los 27 países sin papeles. El resto no tanto, no me gusta que todo se parezca".

Los siete cuentos fronterizos están plagados de pequeñas ideas que podrían convertirse en canciones, pero el cantautor desecha la idea de forma contundente. "Una canción o un cuento pueden partir del mismo punto, pero siguen caminos diferentes. No soy capaz de explicarlo, pero la creación se impone por ella misma. A veces, cuando releo mis canciones me sorprendo de cosas que no escribí conscientemente. ¿La receta? La única que conozco es la emoción, la emoción y la emoción. Todo puede convertirse en una canción, sólo debes buscar la frase o la palabra que desencadenen la génesis".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de enero de 2007