El bipartito concedió 60 millones para tres plantas de Pescanova en Lugo

Cada granja de engorde de rodaballo crea una media de 15 empleos, entre fijos y eventuales

Pescanova pondrá en marcha tres nuevas piscifactorías en la costa de Lugo por las que, como en su proyecto de Portugal, recibirá millonarias subvenciones. Según los datos facilitados por la Consellería de Pesca, de los 121 millones de euros que la compañía invertirá en estas instalaciones de Xove y Ribadeo, la mitad será dinero público. La Xunta aportará 60 millones de euros para estas granjas marinas, mientras que el Gobierno luso compromete 40 de los 140 que costará la planta cercana a Coimbra. Cada factoría de rodaballo crea una media de 15 empleos, entre fijos y eventuales.

Más información
Feijóo acusa al Gobierno de decirle a la firma "que se vaya"

La planta de engorde de rodaballo que Pescanova pondrá en marcha en la localidad portuguesa de Mira no paralizará los proyectos de la compañía en Galicia. La empresa construirá tres plantas en Xove y Ribadeo para sustituir a la que la Xunta le vetó en cabo Touriñán porque ocupaba terrenos de gran valor ecológico. En la primera de estas localidades se construirá una piscifactoría nueva y se ampliará otra ya existente, mientras que en el municipio ribadense se levantará una granja completa. El próximo día 15 las consellerías de Economía, Pesca y Política Territorial mantendrán una reunión con la empresa sobre estos planes.

Según Pesca, la puesta en marcha de estos tres proyectos en el litoral lucense fue la opción elegida por Pescanova para sustituir la planta que pretendía abrir en Touriñán. El departamento de Carmen Gallego explica que, tras la paralización de la piscifactoría de Muxía por motivos medioambientales, el bipartito le dio a elegir a la compañía nueve enclaves alternativos y la firma optó por los tres de Xove y Ribadeo. "Es falsa la apreciación de que el proyecto de Touriñán marcha a otro país", señaló ayer el presidente de la Xunta.

Pescanova presentó en junio pasado en la Xunta las propuestas concretas para estas tres plantas de Lugo. En Ribadeo se creará una granja marina en la zona de Penedo do Corvo con una inversión de 42,5 millones de euros, una superficie de 270.706 metros cuadrados y una producción anual estimada de 2.000 toneladas de rodaballo. En Xove, con un presupuesto de unos 17 millones, se ampliarán las instalaciones existentes en Praia de Lago en 35.967 metros cuadrados, con el objetivo de sacar al mercado 4.500 toneladas más de pescado. En este último municipio se pondrá en marcha en Morás una nueva piscifactoría de 76.000 metros cuadrados que producirá 1.200 toneladas y que supondrá un desembolso de 62 millones.

La producción total de estas plantas -5.700 toneladas- será mayor que la prevista en Touriñán cuando Pescanova presentó el proyecto al anterior Gobierno autónomo del PP, que oscilaba entre las 3.000 y las 4.000 toneladas. Con la piscifactoría que pretende poner en marcha en Portugal, la compañía afirma que sacará al mercado 7.000 toneladas de pescado cada año.

Según Pesca, las ayudas económicas que recibirá Pescanova de la Xunta para abrir sus plantas en la costa de Lugo son las mismas que percibe cualquier empresa que obtenga permiso para poner en marcha una instalación acuícola. La conselleira socialista Carmen Gallego se ha comprometido a subvencionar la mitad del presupuesto que precise cualquier compañía del sector para impulsar una granja marina.

Según el departamento de Gallego, el anterior gobierno de Manuel Fraga aportaba "hasta el 50%" de la inversión, mientras que ahora se garantiza que la mitad del presupuesto saldrá de las arcas públicas. Según el sindicato nacionalista CIG, la Administración autonómica otorgó entre 2000 y 2005 a Pescanova unos 42 millones de euros en ayudas, lo que convierte a la compañía pesquera en "la más subvencionada de Galicia".

A la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) estas subvenciones no le parecen suficientes. La patronal gallega considera que la Xunta "tiene que dar mejores condiciones" a Pescanova para que invierta en Galicia porque "una sociedad que cotiza en bolsa no puede hacer patriotismo sino rentabilizar las inversiones de sus accionistas". En declaraciones a Efe, el presidente de la entidad, Antonio Fontenla, argumentó que "en igualdad de condiciones Pescanova invertiría en Galicia y no en Portugal".

En la comunidad gallega funcionan 22 granjas de rodaballo, que dan trabajo a 350 personas, entre contratados fijos y eventuales. Esta cifra supone que cada planta crea una media de 15 empleos directos. Las piscifactorías gallegas vendieron el año pasado 5.000 toneladas de rodaballo, un sector en el que Galicia es líder mundial. Según Pesca, hasta el año 2010 estas plantas no estarán a pleno rendimiento, ya que esta especie precisa de 24 meses para alcanzar la talla comercial.

Piscifactoría de rodaballos de Stolt Sea Farm en cabo Vilán.
Piscifactoría de rodaballos de Stolt Sea Farm en cabo Vilán.ANXO IGLESIAS

El "juego del engaño"

CCOO, UGT y CIG piden a la Xunta que "actúe" para que las inversiones de las empresas ubicadas en Galicia "no se vayan" y a Pescanova que "deje de jugar y de amagar" porque "está engañando" y "haciendo daño" a la sociedad gallega.

El secretario de CIG-Mar, Xabier Aboi, considera que la compañía "está engañando a la opinión pública" y tiene "acongojada" a la Xunta y "a alguien que está por encima de la conselleira de Pesca", por lo que reclamó que el Ejecutivo autonómico "dé la cara".

El secretario general de la Federación Agroalimentaria de UGT, Manuel Ferreiro, cree que "el juego" de Pescanova "es horrible" porque "no se sabe a qué conducetodo el día amagando con la intención de hacer daño a políticos y a la sociedad gallega". "Es una empresa que se ha hecho aquí con los medios de mucha gente y que ha recibido múltiples subvenciones", afirmó.

Manuel Bastón, de Comisións Obreiras, señaló a Efe que Pescanova está manteniendo "un pulso" con la Xunta "para que le dé mas facilidades porque ya le demostró que si quiere se va a otro sitio". "Está en su derecho de jugar sus bazas pero la Xunta debe procurar parar esa marcha de capital", dice Bastón.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS