Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Proceso contra 25 agentes de la CIA por secuestrar a un imán en Italia

El Tribunal de Milán abrió ayer la audiencia preliminar para decidir si juzga a 25 agentes de la CIA y al ex director de los servicios secretos italianos (Sismi), Nicolò Pollari, por el caso Abú Omar, el imán integrista egipcio secuestrado en 2003.

Hasan Mustafá Osama Nasr, Abú Omar, fue interceptado el 17 de febrero de 2003 en Milán y trasladado a El Cairo, pasando por las bases militares de Aviano (Italia) y Ramstein (Alemania), a bordo de uno de los vuelos secretos de la CIA. Desde entonces, permanece en la prisión egipcia de Al Tora, donde, según sus familiares, fue torturado.

Abú Omar tenía el estatuto de refugiado político y era imán de una mezquita de Milán. La policía italiana sospecha que mantenía contactos con organizaciones terroristas. El secuestro se produjo en la calle a medio día.

El caso es un ejemplo de las operaciones clandestinas de los servicios de espionaje estadounidenses, que trasladaban a sospechosos de terrorismo a cárceles secretas para interrogarlos.Los fiscales de Milán, Armando Spataro y Ferdinando Pomarici, creen que los servicios secretos italianos colaboraron con la CIA en el secuestro del imán islámico, apoyando y organizando la operación.

Ninguno de los acusados estadounidenses estaría ahora en Italia y, según fuentes citadas por la BBC, es improbable que Estados Unidos otorgue su extradición. Entre ellos figura el ex jefe de la CIA en Milán, Robert Seldom Lady, quién huyó a Estados Unidos tras desatarse el escándalo, dejando atrás la casa comprada con los ahorros de toda su vida. El abogado de Seldom Lady renunció ayer al caso argumentando que su cliente "considera la solución de este caso política y no judicial, y por lo tanto no reconoce este Tribunal".

Secreto de Estado

Nicolò Pollari, ex jefe de los servicios secretos italianos, destituido por el Gobierno durante las investigaciones preliminares por su supuesta implicación en el secuestro, no acudió ayer a la audiencia. Su abogado, Titta Madia, anunció, antes de entrar en la sala, la intención de su cliente de solicitar el testimonio del actual primer ministro italiano, Romano Prodi, y de su predecesor, Silvio Berlusconi. Además, Madia insistió en sostener ante la juez Caterina Interlandi que Pollari "no se puede defender porque está obligado a respetar el secreto de Estado". La audiencia se reanudará el 29 de enero.

El abogado de Abú Omar es Montasser al Zayat, ex miembro de Yamaa Islamiya [Comunidad Islámica, un grupo terrorista orginario de Indonesia acusado, entre otros atentados, del ataque perpetrado en Bali en 2002, en el que murieron 202 personas] y ex compañero de celda de Ayman Al Zawahiri (número dos de Al Qaeda). Al Zayat, defensor de numerosos acusados de terrorismo, anunció en octubre la inminente liberación de su cliente, pero hasta ahora no se ha tenido noticia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de enero de 2007