El grupo alemán LTU se queda las rutas y la mayoría de la plantilla de Air Madrid

Fomento cierra un acuerdo que permitirá a los pasajeros volar pagando 250 euros extra

Luz al final del túnel para los trabajadores de Air Madrid. El grupo alemán LTU se ha comprometido con el Ministerio de Fomento a operar la mayoría de las rutas transatlánticas de Air Madrid y asumir con carácter inmediato a 568 trabajadores de la compañía (el 52% del total) que cerró el 15 de diciembre, horas antes de que Aviación Civil le retirase la licencia por reiteradas deficiencias de seguridad. Además, la compañía alemana acepta transportar a quienes tengan pendiente un viaje con Air Madrid hasta junio por un suplemento de 250 euros el trayecto.

Más información

Fuentes de Fomento explican que el acuerdo está prácticamente cerrado, con la aquiescencia de las autoridades aeronáuticas de todos los países latinoamericanos en los que opera Air Madrid, a excepción de Argentina, con la que se está ultimando.

El convenio no implica al dueño de Air Madrid, José Luis Carrillo, ya que no se trata de una venta, ni LTU asume ninguna deuda de la compañía suspendida. El grupo alemán, que ya ha reclamado a AENA, -el ente público que gestiona los aeropuertos- los permisos de vuelo (slots) necesarios, comenzará a operar las rutas de Air Madrid a finales de mes. En principio, lo hará como LTU Alemania, como ya vuela en España, con licencia del país centroeuropeo.

El grupo alemán alquilará a sus propietarios dos de los aviones que tenía Air Madrid en leasing. Otros dos aparatos los tendrá disponibles a finales de febrero. Todos volarán con mantenimiento y bajo licencia de la compañía alemana, de modo que no se le plantea ningún problema por la suspensión de licencia de Air Madrid.

Con carácter inmediato, LTU asumirá a 568 trabajadores de Air Madrid, que tiene 819 empleados fijos, sobre un total de 1.089, en todo el mundo. De ellos, 66 serán pilotos, 312 tripulantes de cabina (azafatos y azafatas), 30 operarios de mantenimiento, 100 de administración, además de 60 personas que trabajan fuera de España.

Fuentes de Fomento comentan que eso supone que ninguno de los empleados en países suramericanos pierde el trabajo, lo que ha facilitado mucho el apoyo de las autoridades de esos países.

Vuelos con seis países

Así, LTU prestará el servicio entre España y seis países a los que volaba Air Madrid: Argentina, Chile, Costa Rica, Ecuador, Panamá y Perú. Se quedan fuera Brasil y Colombia, por los problemas jurídicos que plantearían las compañías españolas por ser cedidos derechos a una aerolínea extranjera.

En una segunda fase, se creará una nueva compañía aérea española, que en principio llevaría como nombre LTU España. El grupo alemán pedirá con carácter inmediato la licencia correspondiente, cuya tramitación llevará entre cuatro y seis meses.

Además, LTU se compromete a transportar a quienes tienen un billete válido para viajar con Air Madrid hasta el próximo mes de junio. Eso sí, cobrará 250 euros adicionales por trayecto. No es una bicoca, pero sí un mal menor para muchos clientes de la compañía suspendida, la mayoría inmigrantes, que a día de hoy no saben si van a recuperar el dinero de su billete.

Fomento sigue sin tener cuantificados cuántos pasajeros han quedado varados tras haber iniciado el viaje. Air Madrid cifró en 300.000 los clientes que dejaba en la estaca al cerrar hace tres semanas. El dispositivo humanitario que puso en marcha el Gobierno hasta el 21 de diciembre, con un presupuesto de 6,5 millones de euros, transportó a 5.400 personas.

LTU está participada desde el pasado año en un 55% por Intro Verwaltungs y al 45% por MIC. En 2005 tuvo 5,6 millones de pasajeros y un volumen de negocio de 891 millones de euros. Cuenta con 2.892 empleados.

La compañía de responsabilidad limitada cuenta en la actualidad con una flota de 26 aviones, todos Airbus. De los nueve aviones de que disponía Air Madrid, uno sigue retenido en Chile por una deuda de 10.000 euros con la autoridad aeronáutica, dos han sido enviados por la empresa de alquiler a Bélgica y otro a Irlanda. Otros dos han pasado recientemente una revisión a fondo en Alemania, según los trabajadores.

Precisamente ayer algunos empleados de Air Madrid (un centenar en el cálculo más optimista) se concentraron en la Puerta del Sol de la capital. Los trabajadores reclamaron tanto al presidente y único dueño de la compañía, José Luis Carrillo, como al Gobierno, que no entorpezcan las ofertas de compra de la aerolínea y que se impliquen en la solución de la crisis de la compañía.

El ambiente entre los congregados era de poca esperanza y muchas dudas sobre su futuro. Los que habían cobrado la nómina de diciembre, sólo habían ingresado el sueldo base: poco más de 600 euros un azafato, que recibe normalmente entre 1.800 y 2.200, si se suman las dietas y complementos. Los pilotos no habían visto ayer ni un duro, según fuentes del sindicato Sepla.

Uno de los portavoces de los empleados, el sobrecargo Sergio García, se dolía de las trabas que según su opinión estaba poniendo Fomento a la venta de la compañía y acusaba a la ministra Magdalena Álvarez de estar "encerrada en no reflotar la compañía" y de haber impedido precisamente que prosperase la oferta de LTU a Carrillo, hace 10 días. Afortunadamente para él y sus compañeros estaba a pocas horas de salir de un error.

Trabajadores de Air Madrid, durante la concentración de ayer en la Puerta del Sol de la capital.
Trabajadores de Air Madrid, durante la concentración de ayer en la Puerta del Sol de la capital.CRISTÓBAL MANUEL

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción