Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"¡Mi negro, yo me quiero ir juntito contigo, 'mijo' lindo!"

Gritos desgarradores, lloros y preguntas sin respuestas. El velatorio y entierro de Carlos Alonso Palate en su humilde pueblo natal, en la parroquia de Picaihua, fue el peor acontecimiento para los enlutados vecinos. Basilia Seilena, la madre, invidente, repetía una y otra vez: "Me he quedado sola; yo no te pensé esto, mi negro. 'Mamacita no te preocupes', me decías el jueves; 'de aquí pa'lante, vamos mamita'. ¡Yo me quiero ir juntito contigo, mijo lindo!".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de enero de 2007