Los ecologistas denuncian incendios y filtraciones en el vertedero de Nerva

Los conservacionistas llevan el caso ante la fiscalía

Cuatro colectivos ecologistas y ciudadanos denunciaron ayer ante la fiscalía, el Defensor del Pueblo andaluz, el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta el uso que se está haciendo del vertedero de residuos de Nerva (Huelva). Los denunciantes afirman que se han producido incendios, filtraciones de aguas residuales al río Tinto y nubes de polvo tóxicas que afectan a núcleos urbanos próximos.

El Grupo Independiente de Nerva (principal partido opositor en el Ayuntamiento de Nerva, gobernado por el PSOE), la Plataforma Antivertedero, Los Verdes y la asociación sociocultural Foro Cuenca Minera presentaron las denuncias en las que critican la "mala gestión" del vertedero y en la que solicitan la apertura de una investigación y la "exigencia de responsabilidades". Los ecologistas, que acusan a la Junta de no atender a sus denuncias, llevarán el asunto a la Unión Europea.

Los cuatro colectivos acompañaron su denuncia con fotografías y documentación que, según ellos, sustenta sus críticas. El vertedero de Nerva (5.000 habitantes) opera desde julio de 1998 y está gestionado por la empresa Befesa. Se encuentra ubicado a unos 800 metros del núcleo urbano, a unos 500 metros del cauce natural del Río Tinto y a un kilómetro del embalse del Jarrama, que abastece de agua potable a varios municipios de la Cuenca Minera.

Los ecologistas critican que el "deficiente uso del vertedero" supone un peligro para "la salud de las personas", así como un "riesgo para la pervivencia del entorno natural". Los colectivos reclaman a la fiscalía una investigación de los hechos, aunque especificaron ayer que no reclaman el cierre inmediato del mismo. "Lo que sí queremos es reunirnos con todos los implicados

[la empresa, la Junta y los sindicatos] para mejorar el uso del vertedero y que funcione", dijo Juan Romero, portavoz de la Plataforma Antivertedero y de Ecologistas en Acción. Romero recordó que en el lugar se depositan elementos peligrosos tales como el "amianto o el uranio".

La Junta asegura que "los residuos están controlados mediante los documentos que lleva cada transporte desde el punto de salida hasta la llegada".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS