Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia reconoce el derecho a exigir al Estado una vivienda ante los tribunales

Villepin promete que todos los franceses podrán acceder a un alojamiento digno en 2012

Francia reconocía el derecho a la escolaridad laica, pública y gratuita para todos, así como la cobertura médica universal. Ahora, por decisión del primer ministro Dominique de Villepin, los franceses también tendrán derecho legal a la vivienda. El próximo 17 de enero el Gobierno presentará una ley sobre la cuestión. "En una primera fase, que entrará en vigor a finales de 2008, beneficiará a las personas en situaciones de extrema dificultad, sobre todo los SDF (sin domicilio fijo), pero también a los trabajadores pobres y mujeres solas con niños", dijo Villepin.

El primer ministro precisó el horizonte 2012 "para que la ley se aplique a todas las personas o familias que viven en lugares insalubres o indignos".

Nicolas Sarkozy, en uno de sus discursos pre-electorales, había sugerido la posibilidad de poder "presentar un recurso ante la ley" en caso de no encontrar una vivienda digna adecuada a los medios de cada ciudadano. El movimiento Les enfants de Don Quichotte (Los hijos de don Quijote), que desde el 16 de diciembre organiza campamentos de tiendas "solidarias" con los SDF en pleno centro de París -y de Lyon, Aix-en-Provence y Toulouse- "ha sido un elemento acelerador" de la decisión gubernamental, reconoce Villepin.

Se calcula que entre 80.000 y 100.000 personas viven en Francia como SDF. El presidente Chirac, al ser elegido por primera vez en 1995, ya dijo querer "convertir en prioridad el problema de quiénes carecen de alojamiento", pero los informes sobre la cuestión elaborados en 2002, 2003 y 2005 quedaron sin respuesta.

Es más, el actual Gobierno conservador congeló una ley votada por los socialistas el año 2000 que obligaba a todos los ayuntamientos a disponer de un mínimo de un 20% de viviendas sociales en sus municipios, y a lo largo de 2005 el Estado sólo ha financiado la construcción de 7500 apartamentos destinados a personas con un muy bajo nivel de ingresos.

El "derecho a la vivienda", como el "derecho al trabajo", es reconocido por el ordenamiento legal francés desde 1946 pero hasta ahora era un derecho del que nadie era legalmente responsable. Según Villepin, "el Estado garantizaría ese derecho" pero pudiendo siempre "delegar la materialización de la responsabilidad en las colectividades territoriales que lo deseen".

El primer ministro, al dar cuenta de esta nueva iniciativa parlamentaria -que será adoptada antes del 22 de febrero, cuando el Parlamento concluye los trabajos de la actual legislara-, derivada de un informe que encargó a los expertos hace seis meses, dijo que la ley sitúa el derecho a la vivienda al mismo nivel que las grandes conquistas como la educación y la sanidad gratuita y universal, "y hará de Francia uno de los países más avanzados del mundo en derechos sociales".

Construcción de viviendas

El ministro responsable de Cohesión Social, Jean-Louis Borloo, que tiene entre sus responsabilidades el hacer posible la construcción de viviendas sociales necesarias -se calcula en tres millones los franceses mal alojados-, reconoció "haber tomado como modelo la ley votada por el Parlamento escocés"; y Villepin subrayó que "los franceses a veces también sabemos ser pragmáticos e inspirarnos de iniciativas anglosajonas".

Para Les enfants de Don Quichotte "se están dando pasos que pondrían fin a un sistema montado sobre la provisionalidad. Hay que ofrecer estabilidad, alojamientos", dijo Jean-Baptiste Legrand, presidente de la asociación. En su manifiesto o programa Les enfants exigían "un plan Marshall" para la gente que duerme en la calle, incluyendo abrir las 24 horas del día los dormitorios de urgencia, aumentando las viviendas sociales, requisando viviendas vacías y convirtiendo el derecho teórico a la vivienda en derecho exigible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de enero de 2007