'Los Hijos de Don Quijote' levantan el campamento

La asociación creada por unos hermanos franceses finaliza su protesta al obtener un plan del Gobierno para mejorar la situación de los 'sin techo'

Los Hijos de Don Quijote levantan el campamento. La asociación creada por los hermanos Legrand para presionar al Gobierno francés y denunciar la situación de las personas sin hogar en Francia ha decidido poner fin a su protesta, que ha llenado algunas ciudades francesas de tiendas de campaña donde han residido durante días cientos de personas. El Gobierno ha decidido asumir parte de sus reivindicaciones.

Más información

La asociación nació hace dos meses en París a cargo de los hermanos Legrand, dos varones y tres chicas que se instalaron en tiendas de campaña a orillas del Sena, en París, para denunciar una situación injusta: millones de personas viven en Francia en hogares insalubres, en las calles o en residencias temporales a cargo del Gobierno en condiciones precarias cuando hay miles de pisos vacíos. Acamparon debajo del puente de Austerlitz para saber cómo viven los denominados SDF (personas Sin Domicilio Fijo) y utilizar Internet como medio de propagación de las fotos que ilustran sus reivindicaciones. Semanas después, 300 tiendas se alineaban junto al canal de Saint Martin y su campaña obtenía una gran repercusión mediática.

Hoy, después de dos meses, Los Hijos de Don Quijote han levantado el campamento tras obtener del Gobierno algunas de sus reivindicaciones. El creador de la asociación, el actor Augustin Legrand, ha declarado que se va a iniciar "inmediatamente un proceso que pondrá fin a todos los campamentos" instalados en París y otras ciudades.

Es la respuesta, inmediata, a una decisión del Ministerio de la Cohesión Social, un plan "plan reforzado" para 2007 con el fin de albergar de forma "perenne" y "adaptada" a toda persona acogida por los servicios sociales. Ese plan dispondrá de 27.100 plazas nuevas, frente a las 13.500 existentes en la actualidad, según ha precisado el ministro de la Cohesión Social, Jean-Louis Borloo, y la ministra delegada de la misma materia, Catherine Vautrin, en un comunicado. "Este dispositivo garantizará un alojamiento digno y decente que será completado por un acompañamiento público en las estructuras de acogida", dicen la nota del Departamento.

Además, el plan dispone que, de forma inmediata, los albergues de urgencia abran sus puertas desde las cinco de la tarde horas hasta las nueve de la mañana del día siguiente, y sin interrupción los fines de semana. Se aumentarán, entre otras medidas, los fondos para financiar el equivalente de 1.000 habitaciones de hotel para que los servicios sociales dispongan de margen de maniobra en caso necesario y se experimentará la acogida de SDF con sus animales domésticos.

Estas medidas son complementarias del proyecto de ley anunciado por el primer ministro, Dominique de Villepin, una ley que pondrá el derecho a la vivienda al mismo nivel que la educación o la sanidad, con lo que se podrá exigir al estado ante los tribunales. Ese proyecto de ley está previsto que sea aprobado el próximo día 17 por el Consejo de Ministros, con vistas a que el Parlamento le dé su visto bueno antes del término de los trabajos de esta legislatura, a finales de febrero. En un primer momento, podrán reclamar ese derecho las personas en gran dificultad, como los SDF, pero también los trabajadores pobres y las mujeres solas con niños, para después extenderlo a “todas las personas o familias alojadas en viviendas insalubres o indignas".

"Un cambio radical de política sobre los sin techo y la certeza de que el derecho a reclamar una vivienda ante la justicia será adoptado próximamente en un auténtico espíritu de consenso político y asociativo nos conduce a una salida de la crisis inmediata", ha dicho Augustin Legrand a los periodistas.

Lo más visto en...

Top 50