Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mano dura en Río

Río de Janeiro

El nuevo gobernador del Estado de Río de Janeiro, Sergio Cabral Filho, tomó ayer posesión del cargo y prometió una respuesta "dura" a los "cobardes" que desataron una ola de violencia que la semana pasada causó 25 muertes en la ciudad.

Según el nuevo gobernador Cabral Filho, las bandas del narcotráfico a las que se le atribuye la ola de violencia están compuestas por "facinerosos".

La ola de violencia estalló el jueves pasado, cuando 18 personas murieron en una serie de incidentes que incluyó la quema de autobuses de transporte público, en algunos casos con pasajeros dentro.

En el peor de los atentados, ocho personas murieron carbonizadas cuando un grupo de presuntos narcotraficantes detuvo un autobús y le prendió fuego, sin dejar que los pasajeros abandonasen el vehículo.

Según un informe de la Secretaría de Seguridad de Río de Janeiro, los atentados serían una reacción a la multiplicación de fuerzas para-policiales conocidas como "milicias" y formadas por agentes que extorsionan a la población a cambio de una supuesta seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de enero de 2007