Los populares rechazan indemnizar a las víctimas gallegas del franquismo

Núñez Feijóo acepta en cambio el reconocimiento del galleguista Bóveda

El Partido Popular no quiso ayer apoyar en el Parlamento de Galicia una resolución que propone a la Xunta que adopte "medidas encaminadas a reparar económicamente a las víctimas gallegas de la represión franquista". La propuesta, que salió adelante con los votos del PSdeG-PSOE y del BNG, y la abstención del PP, formaba parte de una iniciativa más amplia promovida por los nacionalistas que trataba de promover el reconocimiento de las víctimas en general y de Alexandre Bóveda, uno de los padres del Estatuto de 1936, en particular.

El PP sólo aceptó respaldar el último de los cinco puntos que formaban parte de la proposición no de ley, que compromete al Parlamento a "hacer un reconocimiento especial de la figura Alexandre Bóveda [uno de los líderes del Partido Galleguista durante la Segunda República], teniendo en cuenta su notable participación en el impulso y elaboración del Estatuto de 1936".

El partido de Alberto Núñez Feijóo, sin embargo, no halló motivos para respaldar "la rehabilitación jurídica, personal y moral de Bóveda y de todos los asesinados y represaliados por defender la legalidad democrática, las aspiraciones de autogobierno de Galicia y la justicia social". Tampoco para pedir al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que inicie "las acciones necesarias que permitan la anulación de los consejos de guerra a que fueron sometidos".

La propuesta apoyada por socialistas y nacionalistas con la abstención del PP pide también a la Xunta que promueva iniciativas con el fin de dar a conocer "los valores éticos y políticos encarnados" en Bóveda y "en los demás compatriotas asesinados y represaliados por el franquismo". Y reclama, por último, la retirada progresiva de edificios y centros dependientes de la administración gallega de "denominaciones que hagan referencia a figuras o hechos relacionados con el franquismo".

El PP justificó su postura con el argumento de que la recuperación de la memoria histórica debe incluir "a todas las víctimas" con independencia de sus posiciones ideológicas. El portavoz popular, Maximino Rodríguez, calificó de "revanchista" la iniciativa y aseguró que apoyarla supondría caer en "la misma imposición sectaria y maniquea del régimen franquista". Además, aseguró, "reabrir heridas puede conducir a fricciones e incluso a fracturas sociales que se consideran superadas por la transición".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de diciembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50