Diez firmas vinculadas a la trama de Terra Mítica están implicadas en el nuevo fraude

La Agencia Tributaria detecta facturas falsas en 20 proyectos de una empresa de la Generalitat

Una veintena de proyectos enmascaran el supuesto fraude de dos millones de euros de la Sociedad Parque Temático de Alicante (SPTA) en los ejercicios 2000 y 2001. Según la Agencia Tributaria, esos proyectos presentan un elevadísimo sobrecoste. La fiscalía ha identificado una decena de empresas adjudicatarias de esos proyectos, la mayoría de las cuales aparece en la trama de facturas falsas en Terra Mítica que investigan los tribunales. La SPTA, empresa de la Generalitat valenciana, adjudicó obras de asfaltado, viales, canalización y excavación en el entorno del parque de Benidorm, ahora bajo sospecha.

Más información

El expediente que la Agencia Tributaria envió a la Fiscalía en el que denuncia un posible fraude en los ejercicios 2000 y 2001 de cerca de dos millones de euros de la Sociedad Parque Temático de Alicante, empresa pública de la Generalitat, señala a una veintena de proyectos. Entre otros, consistieron en la ejecución de obras de apertura de viales, asfaltado, canalización de agua, iluminación, excavaciones y adecuaciones de terreno. La SPTA, según fuentes de la Fiscalía, encargó esos trabajos en relación con las obras del parque Terra Mítica de Benidorm y de la Ciudad de la Luz de Alicante. Dichos trabajos fueron adjudicados a uniones temporales de empresas (UTE). La Fiscalía investiga una decena firmas. De esas empresas, la mayoría aparecen vinculadas a la trama de facturas falsas que implica a Terra Mítica y que investiga desde hace más de un año el juzgado de Instrucción número 3 de Valencia.

La Fiscalía de Valencia firmó el pasado día 22 el traslado de las diligencias abiertas en Valencia a la Fiscalía Anticorrupción de Alicante. Dichas diligencias se enviaron el martes. En ellas se acompaña un informe sucinto firmado por Inocencio Altozano, delegado especial de la Agencia Tributaria en la Comunidad Valenciana. El delito clave en la investigación es el de fraude fiscal, que quedaba prescrito el día 26. Por ello, según fuentes de la fiscalía, y a pesar de contar con importante documentación anticipada del expediente de Hacienda, el responsable de Anticorrupción en Valencia no ha podido terminar las diligencias y confía en que Anticorrupción de Alicante presente en breve una denuncia en un juzgado.

Aún así, la Fiscalía de Valencia tiene claro que la investigación que afecta a la SPTA (sociedad pública creada a finales de 1996 a instancias del entonces presidente valenciano Eduardo Zaplana para impulsar la construcción del parque de atracciones Terra Mítica de Benidorm) se centra en una defraudación fiscal, sobre todo de IVA, en falsedad de documento mercantil, delito societario y posible malversación. La Agencia Tributaria señala en su informe la existencia de elevadísimos sobrecostes de los proyectos adjudicados por la SPTA.

Según la Fiscalía, dos nombres aparecen directamente relacionados con este supuesto fraude: Vicente Conesa (empresario, imputado en el caso Terra Mítica) y Antonio Rincón, ingeniero, ex director técnico de Terra Mítica, imputado también en el caso. Por otra parte, en el expediente aparecen otros nombres ya conocidos, como los hermanos Moreno Carpio y Justo Valverde, ex cuñado de Eduardo Zaplana y también imputado en la causa como responsable entonces de las adjudicaciones en Terra Mítica.

La Fiscalía considera que las personas que ocuparon puestos directivos en la SPTA en 2000 y 2001 serán citadas a declarar en poco tiempo. Entre ellas, se encuentra Luis Esteban, que ocupó simultáneamente el cargo de presidente en la Sociedad Parque Temático de Alicante y Terra Mítica, ya imputado en el caso de las facturas falsas que investiga el juzgado número 3 de Valencia. La entonces directora general de SPTA, Gema Amor, es la persona con mayor relevancia política. Amor es consejera de Cooperación y Participación en el actual gobierno que preside Francisco Camps. Nacida en Benidorm, Amor recibió en el año 2000 el encargo de Zaplana de impulsar el parque temático.

Una consejera bajo el foco

Gema Amor, consejera de Cooperación en el Gobierno valenciano que preside Francisco Camps, salió ayer a defender la gestión realizada durante su etapa como directora general de la empresa pública encargada de impulsar Terra Mítica en Benidorm. Amor, responsable de la sociedad entre mayo de 2000 y noviembre de 2001, aseguró que las contrataciones se realizaron "siempre bajo los principios de publicidad y concurrencia".

La consejera argumentó que los pagos por las obras realizadas se efectuaron siempre tras requerirse los correspondientes certificados de obra avalados por el constructor, el proyectista, la dirección técnica de SPTA y Bureau Veritas, firma especializada en el control de calidad. Amor reconoció que durante su etapa como directora general, el empresario Vicente Conesa fue contratado para redactar varios proyectos de tipo menor.

Amor también insistió en que, además de las auditorías realizadas, la SPTA se tuvo que someter a las inspecciones de la Agencia Tributaria en un pleito por la liquidación del IVA, que finalmente se tradujo en la devolución a la empresa pública de la Generalitat de más de seis millones de euros.

Para la consejera, "bajo ningún punto de vista se puede sostener cualquier trama de conspiración" en la SPTA. Amor, cercana al portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, fue el único miembro del Gobierno valenciano que ayer defendió la gestión hecha. El Consell autonómico se limitó a difundir una nota en la que señaló que "no puede pronunciarse debido a que desconoce el alcance de las informaciones publicadas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de diciembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50