Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro regiones de Bolivia ultiman un estatuto conjunto de autonomía

Los gobernadores y líderes regionales de cuatro de las nueve provincias de Bolivia -Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija- comienzan hoy la elaboración de un estatuto conjunto que refrende la autonomía respaldada por los cabildos o asambleas populares celebrados este fin de semana con la participación de más de un millón de personas. Las regiones más ricas al norte y este del país, conocidas como la media luna, reclaman un régimen autonómico, como motores económicos que son, pero recalcan que no se trata de una división territorial.

El estatuto en discordia entraría en vigor si la Asamblea Constituyente actualmente en curso aprueba la nueva Carta Magna boliviana por dos tercios de los votos de sus 255 miembros, y no mediante la fórmula de la mayoría absoluta que impuso unilateralmente el Movimiento Al Socialismo (MAS). Con la mayoría absoluta, el partido gobernante no necesita negociar ni llegar a acuerdos con la oposición -que tiene 118 escaños-. En cambio, los dos tercios que reclaman los constituyentes de la oposición y un creciente número de ciudadanos, obligan a buscar consensos y a conciliar posiciones.

El jefe del grupo del oficialista MAS, Román Loayza, explicó en Sucre que la revisión del artículo no implica establecer los dos tercios, sino más bien, definir qué artículos pueden aprobarse por dos tercios, pues los demás serán sancionados por la mayoría absoluta. Los habitantes de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija proclamaron el viernes su rechazo a la nueva Constitución del país si se ignora su petición de tener un régimen autónomo de administración, negado por el presidente, Evo Morales, pese a su ratificación en el referendo del 2 de julio pasado.

Evitar el separatismo

La reunión de los gobernadores de Santa Cruz, Rubén Costas, de Tarija, Mario Cossío, de Beni, Ernesto Suárez, y de Pando, Leopoldo Fernández, servirá también para analizar el apoyo masivo de los habitantes de las cuatro provincias a las reivindicaciones autonómicas. En los multitudinarios cabildos, pocas veces vistos en el país, se aplaudió la decisión de sus líderes de luchar por las autonomías departamentales sin que ello implique el separatismo o la fragmentación de Bolivia. Esta idea se repitió con insistencia para despejar los temores independentistas lanzados por grupos radicales, tal y como señaló el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas. "Estamos pregonando la integración, la unidad del país a través del instrumento de la autonomía departamental", sostuvo Costas en una entrevista concedida al diario cruceño El Deber.

Durante la celebración de los cabildos se decidió preparar un estatuto autonómico conjunto para que "en caso de que la Asamblea Constituyente persista en violar la ley de convocatoria", las regiones puedan someterse a este reglamento regional. Asimismo, se dispuso nombrar una Junta Autonómica que coordinará las acciones futuras para llamar a referendo y aprobar el estatuto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de diciembre de 2006