La investigación de la muerte de Diana

La policía británica concluye que Diana de Gales murió en un "trágico accidente"

La princesa no estaba embarazada, ni comprometida con Dodi, ni era controlada por la CIA

La policía británica hizo ayer público un informe sobre la muerte de Diana de Gales en la noche del 30 de agosto de 1997 en el túnel del puente Alma, en París, que descarta todas las teorías que sostienen que la princesa fue víctima de una conspiración para impedir que se casara y tuviera hijos con su amante musulmán, Dodi al Fayed, que murió también aquella noche. La conclusión final es que Diana murió en "un trágico accidente", que en el momento de su muerte no estaba embarazada, que no estaba comprometida con Dodi y que no estaba siendo vigilada por la CIA.

Más información

El informe ha sido elaborado durante tres años bajo la dirección de sir John Stevens, ex jefe de Scotland Yard, y servirá de base para el proceso judicial que empezará en enero. Retrasado durante años a la espera de que finalizaran las investigaciones policiales, el proceso es preceptivo cada vez que se produce la muerte sospechosa de un ciudadano británico, aunque sea en el extranjero.

Tras entrevistar a más de 300 testigos, incluyendo los príncipes Carlos de Inglaterra y Felipe de Edimburgo, ex marido y ex suegro de Diana, y examinar cerca de 20.000 documentos y 1.500 declaraciones testimoniales, el informe policial concluye que la muerte de Diana fue "un trágico accidente", confirma que el conductor del coche, Henry Paul, tenía una tasa de alcohol en sangre de 1,74 gramos por litro -el doble del máximo aceptado para conducir en Inglaterra- y que conducía a velocidad excesiva mientras el Mercedes S280 era perseguido por un grupo de fotógrafos motorizados.

El informe destruye así las teorías conspirativas que desde el primer momento han defendido que la muerte de Diana no fue casual, sino una conspiración organizada por la familia real británica con la ayuda de los servicios secretos para evitar que la madre de los príncipes Guillermo y Enrique, segundo y tercero en la línea de sucesión de la corona británica, tuviera hijos y acabara casándose con el multimillonario egipcio Dodi al Fayed. Estas teorías han sido ampliamente alentadas por el padre de Dodi, el multimillonario Mohamed al Fayed.

Pero el informe de lord Stevens descarta que el accidente en el túnel Alma estuviera planeado. Rechaza las alegaciones de que el chófer Henri Paul pudiera haber sido deslumbrado adrede para que perdiera el control del coche. Confirma que hubo contacto entre el Mercedes en el que viajaba Diana y un misterioso Fiat Uno de color blanco pero descarta que éste estuviera obstaculizando al Mercedes para forzar el accidente.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Lord Stevens también descarta que Diana estuviera embarazada, que estuviera comprometida con Dodi al Fayed o que se dispusiera a anunciar ese compromiso precisamente el 31 de agosto. Pero sí confirma que Dodi le había regalado esa noche a Diana un anillo que la familia Al Fayed considera la prueba de su compromiso de matrimonio. Tras pasar tres semanas analizando escuchas en la sede del MI6, el informe también descarta que Diana de Gales estuviera siendo seguida por los servicios secretos británicos o de Estados Unidos. Los investigadores confirman que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA en sus siglas en inglés), el organismo que centraliza las actividades de escuchas de los servicios secretos de Estados Unidos, posee 39 documentos en los que aparece la princesa de Gales, tal y como la propia NSA había anunciado en 1998 a requerimiento de Mohamed al Fayed. Pero, en contra de lo que sostiene Al Fayed, Estados Unidos ha negado en tres ocasiones que estuviera sometiendo a vigilancia a Diana de Gales. Lo negó primero un alto funcionario del Ministerio de Defensa en 1999, un representante de la CIA en 2003 y el director político de la NSA, Louis Giles, este año en respuesta directa a los investigadores británicos.

En el informe divulgado ayer se da a entender que Diana aparece citada en varias conversaciones grabadas por los servicios secretos de EE UU. En una ocasión es la propia princesa la que aparece en la grabación, pero porque se ha comunicado con un teléfono que estaba pinchado: es el caso de una conversación de Diana con su amiga Lucia Flecha de Lima. Ese día el objetivo del pinchazo era el marido de Lucia, a la sazón el embajador de Brasil en Washington.

Los autores del informe creen que Henri Paul, Dodi al Fayed y Diana de Gales podrían haber sobrevivido si hubieran llevado puesto el cinturón de seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de diciembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50