Valencia y Barcelona reivindican en común

El Consell presentará a la Generalitat catalana una propuesta de solución para el tramo ferroviario Castellón-Tarragona

El consejero de Infraestructuras, José Ramón García Antón, y su homólogo catalán, Joaquim Nadal, reafirmaron ayer en Valencia el esfuerzo conjunto de los gobiernos que representan para que el corredor mediterráneo forme parte de las redes transeuropeas de alta velocidad ferroviaria. Ambos apostaron por mantener la colaboración en todo lo que beneficie a los dos territorios, y en ese plano situaron la complementariedad de los puertos de Valencia y Barcelona.

El consejero de Política Territorial i Obres Públiques de la Generalitat de Cataluña, Joaquim Nadal, destacó el simbolismo de la fotografía de la mesa que reunía a los presidentes de la Autoridad Portuaria de Barcelona y Valencia, y a él mismo con su homólogo valenciano, García Antón. La imagen adquiría un valor que iba más allá del propio Congreso Internacional de la Actividad Portuaria en el Mediterráneo y la Unión Europea, impulsado por el Institut Ignasi Villalonga. "¿Por qué parece insólito lo obvio?", inquirió. "Si somos vecinos, ¿quién puede pretender y por qué que nos demos la espalda?", agregó. Las interpelaciones de Nadal no eran vanas, puesto que las relaciones entre los gobiernos valenciano y catalán siempre han sido complicadas. Los vaivenes partidistas y los complejos derivados de la ácida reacción de la derecha en la transición ante la propuesta identitaria realizada por Joan Fuster en los sesenta siempre han distorsionado la correspondencia entre ambas administraciones. En ese sentido, los últimos encuentros entre el Consell y la Generalitat de Cataluña se han producido de tapadillo. "Estamos aquí para que deje de parecer insólito lo que es obvio y para que esta imagen deje de ser insólita para ser recurrente", proclamó.

Más información
Competencia y colaboración para arrebatar tráficos asiáticos a los puertos del norte de Europa

Nadal puso énfasis en que Cataluña y la Comunidad Valenciana pueden actuar conjuntamente en muchos aspectos y que de su vecindad podían surgir estrategias para mejorar modelos como en los puertos de Barcelona y Valencia. El consejero catalán glosó el cambio de escala experimentado por la sociedad a partir de la descentralización de la autonomía de los territorios, lo que a su entender ha propiciado economías punteras, y subrayó que, sobre esa base, ya no son admisibles centralizaciones ni bipolarizaciones sino un modelo en red al que hay que adecuar las infraestructuras. Sobre esa nueva realidad juzgó inadmisible que el Arco Mediterráneo fuera "una muesca" en el mapa de Europa, "un gran vacío contra toda lógica". En relación con el corredor mediterráneo, que la Unión Europea (UE) no considera prioritario en la red transeuropea ferroviaria, aseguró: "Las cosas transitan por ahí, aun no queriendo. ¿O vamos a corregir la lógica de los romanos de hace 2.000 años, que se las sabían todas?". "En el terreno de la política, a veces, lo obvio es revolucionario", concluyó.

García Antón admitió que el Consell compartía la convicción de esta colaboración con el Gobierno catalán. "Para nosotros ha sido obvio", dirigió hacia Nadal. Calificó el de ayer como un día importante en el que ambos gobiernos estaban escenificando la unión en cuestiones en las que compartían un acuerdo total, como en el caso de las infraestructuras, y puso el ejemplo de la autovía de La Plana, que fruto de esa colaboración, continuaba por el interior de Cataluña.

García Antón avanzó que entregará al Gobierno catalán una propuesta de solución del Consell para el cuello de botella ferroviario existente entre Castellón y Tarragona, el único tramo no contemplado como prioridad por la UE como ancho europeo ni de alta velocidad. El titular de Infraestructuras abogó por aparcar las diferencias entre ambos gobiernos, aunque deslizó que la competencia entre los puertos de Valencia y Barcelona no se produce "en igualdad de condiciones". Tras finalizar el acto, aunque dijo que no estaba por avivar la polémica, especificó que el trato que recibía el puerto de Valencia en los Presupuestos Generales del Estado era inferior al de Barcelona. Sin embargo, Nadal aseguró que Cataluña no estaba siendo privilegiada en inversiones en detrimento de la Comunidad Valenciana.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miquel Alberola

Forma parte de la redacción de EL PAÍS desde 1995, en la que, entre otros cometidos, ha sido corresponsal en el Congreso de los Diputados, el Senado y la Casa del Rey en los años de congestión institucional y moción de censura. Fue delegado del periódico en la Comunidad Valenciana y, antes, subdirector del semanario El Temps.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS