Plan para rebajar a 80 kilómetros la velocidad en el área de Barcelona

La Administración proyecta medidas para reducir la contaminación

El Departamento de Medio Ambiente y Vivienda ha elaborado un plan de actuación para reducir la contaminación en el área metropolitana de Barcelona. El objetivo es reducir la emisión de contaminantes y mejorar la calidad del aire en los municipios de las comarcas del Barcelonès, Vallès Oriental y Baix Llobregat. Entre las medidas más drásticas figura la reducción del límite de velocidad a 80 kilómetros en vías rápidas como las rondas.

El pasado mes de mayo, el Gobierno de la Generalitat aprobó un decreto por el que declaraba las comarcas del Barcelonès, Vallès Oriental y Baix Llobregat zonas de protección especial, debido a la presencia de dos contaminantes en el aire: el dióxido de nitrógeno y partículas en suspensión de diámetro inferior a 10 micras; además, el área metropolitana supera los límites que fija la normativa de la Unión Europea. El decreto instaba al Departamento de Medio Ambiente a crear una comisión, conjuntamente con los departamentos de Política Territorial y Obras Públicas; Salud; Innovación, Universidades y Empresa, e Interior y Relaciones Institucionales, con el fin de elaborar un plan de actuación que tuviera como objetivo reducir la contaminación y mejorar la calidad del aire en la zona de protección especial.

Además de disposiciones de prevención y sensibilización dirigidas a la ciudadanía, el plan de actuación establece 77 medidas de reducción de la contaminación en diferentes ámbitos.

Para reducir las emisiones contaminantes asociadas a la movilidad de los vehículos, causa principal de la baja calidad del aire de la zona, se han propuesto resoluciones como limitar a 80 kilómetros la velocidad en las vías rápidas e instalar filtros de partículas en vehículos de servicio público.

Controles de velocidad

La disposición más drástica prevé reducir a 80 kilómetros por hora el límite máximo de velocidad en las autopistas, autovías y carreteras principales situadas en la zona de protección especial (Barcelonès, Vallès Oriental y Baix Llobregat). La medida implica el incremento de los controles para reducir la velocidad real de circulación. Según el Departamento de Medio Ambiente, con esta limitación se rebajaría la emisión de contaminantes el 20% en las vías principales, el 10% en las secundarias y el 5% en las urbanas.

También se proyecta la instalación de filtros de partículas en vehículos diésel y en los de los servicios públicos, como autobuses y camiones de recogida de basuras y de limpieza viaria. Otras iniciativas para minimizar la contaminación producida por el transporte consisten en incrementar en número de aparcamientos en las estaciones ferroviarias suburbanas, ampliar las redes de metro y ferrocarril, y crear nuevos carrilles para autobuses y vehículos de alta ocupación, además del fomento del uso de la bicicleta y el desplazamiento a pie entre la ciudadanía.

El plan también prevé medidas para el transporte marítimo y aéreo. Entre las que afectan al Puerto de Barcelona destacan la potenciación del transporte ferroviario, la renovación anticipada de la flota de embarcaciones interiores, el suministro eléctrico a las embarcaciones, las mejoras en la manipulación de productos compuestos por partículas en suspensión y la renovación de la maquinaria de carga y descarga. En cuanto al aeropuerto, debería suministrar electricidad a las aeronaves sin los generadores de gasóleo, sustituir los vehículos que operan en las instalaciones y adaptar los recorridos de los aviones en tierra.

Se han previsto también medidas para las instalaciones industriales y energéticas, como colocar sistemas de captación, aspiración y transporte de partículas hacia filtros y la instalación de sistemas de reducción de óxido de nitrógeno. Concretamente, en el sector energético se centran en el mantenimiento de las calderas.

En el ámbito doméstico, el plan incluye la renovación de calderas y electrodomésticos. La Generalitat calcula que se sustituirán aproximadamente 15.000 de las primeras hasta el año 2010 y 90.000 aparatos durante 2007.

Para sensibilizar a la población se llevarán a cabo campañas de comunicación que difundan el plan y actuaciones como la Semana de la Movilidad Sostenible y Segura, se impartirán cursos de buenas prácticas ambientales a empresas, se enseñará a conductores de vehículos pesados a conducir de forma eficiente y se crearán manuales de gestión de movilidad para los centros de trabajo. El objetivo es que en el año 2010 la contaminación del área metropolitana de la capital catalana se haya reducido el 30% mediante la aplicación de estas disposiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de diciembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50