Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Rehuir la realidad en Irak

Esplugues del Llobregat

El informe que ha elaborado el Grupo de Estudios sobre Irak, creado por el Congreso norteamericano en abril pasado, ha sido aire fresco en medio de las noticias que nos llegan del país mesopotámico. Ha sido un "ya basta", que el mismo establishment norteamericano ha lanzado a Bush ante su obstinación de persistir en Irak, proponiendo el 2008 como fecha límite para acabar la retirada gradual de los 140.000 soldados que están ahí destinados. Debemos celebrar que se plantee poner fin a la ocupación, y también que se señale la situación de opresión de Palestina como punto de partida de toda la inestabilidad del Próximo Oriente, cuestión que no ha sido bien recibida por el Gobierno israelí, que teme que pudiera reducirse la permisividad hacia su política de hechos consumados y de utilización recurrente de la violencia como manera de abordar el conflicto. Pero no nos puede tranquilizar demasiado que el informe no apueste por mirar la realidad de frente. Pretenden marcharse y encomendar la estabilidad del país a Siria e Irán. Es comprensible que piensen en pasar la patata caliente a alguien, pero no pueden pretender que Irán tutele Irak pese a las afinidades entre chiíes, porque esto no evitó la cruel guerra Irak-Irán que enfrentó también a los chiíes de uno y otro país. La verdadera solución para el país tras la retirada del ejército invasor será el acuerdo entre los propios iraquíes, cosa que se intenta obviar porque implicaría aceptar a la resistencia iraquí, resistencia ahora mismo más coordinada de lo que se nos hace ver y que se intenta esconder presentando la situación como un caos donde impera la violencia interreligiosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 2006