Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El proceso para el fin del terrorismo

Un dirigente del PSE afirma que ETA rechazó reunirse con el Gobierno en agosto

José Blanco desautoriza a Pastor y dice que "hay mucha gente que no sabe de lo que habla"

El portavoz en el Parlamento vasco del PSE y secretario provincial de Vizcaya, José Antonio Pastor, afirmó ayer que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero intentó reunirse con ETA en agosto, pero la banda no respondió. El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, desautorizó de forma inmediata y tajante a su compañero de partido: "Hay mucha gente que no sabe de lo que habla, y los que sabemos, no hablamos", zanjó. Ante el revuelo creado, Pastor matizó que no había dado una versión oficial del Gobierno ni del partido, sino una "apreciación personal" de lo sucedido.

En unas declaraciones a Radio Euskadi, Pastor señaló que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "se iba a haber reunido en agosto con ETA, después de la resolución del Congreso de los Diputados y de las declaraciones del presidente", que el 29 de junio, tres meses después del alto el fuego permanente, autorizó el inicio del diálogo con la organización terrorista para poner fin a la violencia. Sin embargo, añadió el dirigente de los socialistas vascos, "la reunión no se produjo, y no fue por la voluntad del Gobierno, sino por parte de ETA", que "no contestó a la llamada" del Ejecutivo "por las razones que fueran".

Añadió Pastor que, "inmediatamente después" de esta frustrada primera reunión oficial -el 17 de agosto, la banda difundió un comunicado advirtiendo de que el proceso estaba "en una evidente situación de crisis"- "los actos de violencia callejera se recrudecieron y comenzaron a darse movimientos de preparación de cosas, como el robo de 350 revólveres en el sur de Francia, de matrículas, y la sustracción de vehículos". En su opinión, en este momento "parece absolutamente imposible que se pueda producir una reunión".

Poco después, ante el revuelo creado por sus palabras, Pastor precisó que lo que dijo era "una apreciación personal" de lo sucedido en el proceso, y no una información procedente del Gobierno o de su partido. La dirección del PSE tampoco asumió sus palabras.

Las pautas de la dirección

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, tras un homenaje a Pablo Iglesias en Madrid, señaló a preguntas de los periodistas: "Hay mucha gente que no sabe de lo que habla, y los que sabemos, no hablamos". Esta afirmación se interpreta como un reproche explícito a quienes no siguen las pautas de discreción aconsejadas desde la dirección socialista.

Las palabras de Pastor abrieron un nuevo frente en los ataques del PP al Gobierno por la postura claudicante que, a su juicio, mantiene con ETA. Su secretario de Comunicación, Gabriel Elorriaga, consideró "realmente indignante y absolutamente inmoral" que el Ejecutivo busque aún conversar con la banda, pero sobre todo resaltó "la imagen absolutamente patética" que dan los socialistas, abriendo polémicas entre ellos mismos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de diciembre de 2006