Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las traducciones apuntalan el catálogo literario de la feria de Durango

La sexta parte de las novedades son adaptaciones de otros idiomas distintos al euskera

La presencia de traducciones entre las novedades literarias de la Feria del Libro y del Disco Vascos aumenta año tras año. En el catálogo de este año son ya un total de 40, sobre un total de 260 novedades editoriales. Entre las obras dirigidas al público infantil, alcanzan casi la mitad del total. Lejos de ser un signo negativo, el cada vez mayor peso de obras escritas originalmente en otras lenguas sirve para "apuntalar y diversificar" la oferta de textos al alcance de los lectores euskaldunes, en palabras del director del evento, Jon Irazabal.

La diversificación permite que algunas ediciones lleguen al mismo tiempo en ambos idiomas

Las editoriales privadas apuestan cada vez más por la traducción comercial juvenil y para adultos

Paul Auster, Agatha Christie, Hans Christian Andersen o Pío Baroja forman parte del paisaje natural del recinto ferial. Quien quiera acceder a esos autores en euskera puede hacerlo con la misma facilidad con que encuentra a Anjel Lertxundi, Harkaitz Cano o Itxaro Borda. Hasta hace unos años, sin embargo, las traducciones estaban dirigidas principalmente al mercado infantil.

Según el presidente de la Asociación de Editores el Lengua Vasca, Jorge Giménez Bech, "obviamente, en ese segmento del mercado el consumo es mayor, la creación local no da abasto y la variedad de la oferta es más necesaria". "Sin embargo, las editoriales privadas están apostando cada vez más por la traducción netamente comercial en el terreno de la literatura juvenil y para adultos", añade, "ése es el factor clave que hace aumentar los títulos y, sobre todo, la trascendencia de los mismos".

De momento, el principal fondo de traducciones lo constituye la colección Literatura Unibertsala (Literatura Universal), con más de 120 títulos publicados desde 1989, que abarcan a autores tan diversos como Anton Chejov, Joseph Conrad, Miguel de Unamuno, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar o Virgina Woolf, entre otros.

La iniciativa, fruto de un acuerdo entre el Departamento de Cultura y Eizie (asociación que reúne a los traductores, correctores e intérpretes en lengua vasca), contó en sus inicios con el soporte de la Editorial Ibaizabal, que publicó un total de cien títulos hasta 2002, el último de ellos Hamlet, de William Shakespeare. Desde entonces, Elkar y Alberdania editan conjuntamente la colección, incluyendo sus dos últimas novedades: las traducciones de Zalacaín el aventurero (Zalakain abenturazalea) y El árbol de la ciencia (Jakintzaren arbola), de Pío Baroja, presentadas este año con motivo del 50 aniversario del fallecimiento del escritor guipuzcoano.

El catálogo de novedades de 2006 incluye otras adaptaciones, entre ellas Pereirak dioenez (Sostiene Pereira), del escritor italiano Antonio Tabucchi; o Heriotza Nilon (Muerte en el Nilo) y Katua usoen artean (Un gato en el palomar), de Agatha Christie. "El mayor obstáculo al que nos enfrentamos es el elevado precio de los derechos de autor", apunta Xabier Olarra, responsable de la editorial Igela, a la cual corresponden las tres obras citadas. "Sin embargo, seguimos pensando que ésta es una labor de promoción que debemos realizar", continúa, "hay un sector acostumbrado a leer en euskera y al que no le importa que estos títulos estén disponibles con anterioridad en castellano".

La diversificación en este sector está permitiendo, además, que algunas ediciones lleguen prácticamente al mismo tiempo en ambos idiomas. "Es un sueño hecho realidad", confiesa el presidente de los editores, para quien "la filosofía del editor comercial empieza a ser ésa". "Son señales de estandarización de la literatura en euskera", concluye. En esa selecta lista figura, entre otras, Brooklyn Foollies, la última novela de Paul Auster, que vio la luz en euskera el pasado mes de marzo bajo el título de Brooklyngo erokeriak (Alberdania). Sea por la relevancia de su autor o por la prontitud de su lanzamiento, la versión en lengua vasca agotó su primera edición en seis meses.

Vía de dos direcciones

Si las traducciones literarias al euskera son ya habituales en las librerías, aún no lo es tanto que obras escritas originalmente en ese idioma lleguen a ser publicadas en otros idiomas. Generalmente, además, los traductores toman como base las versiones en castellano de esos libros.

Invertir esa tendencia es el objetivo de la asociación EuskAlema, presente estos días en la feria de Durango, que agrupa a varios traductores vascos y alemanes interesados en que ambos idiomas tengan una relación directa en el ámbito literario. "Hasta ahora son muy pocos los libros en euskera que se han traducido directamente al alemán", señala la traductora alemana Petra Elser, miembro de ese colectivo. Entre ellas, cita Behi euskaldun baten memoriak (Memorias de una vaca), adaptada por el actual vicerrector de la UPV, Ludger Mees.

EuskAlema está formando a un grupo de traductores con la intención de facilitar esa labor, bajo la coordinación de Ibon Uribarri, miembro del Departamento de Filología Inglesa y Alemana de la UPV. La propia Elser adaptará a lo largo de 2007 al alemán la novela Lagun Izoztua, de Joseba Sarrionandia. Además, una editorial alemana comenzará a editar el próximo año una colección de literatura vasca gracias a la labor de esos traductores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de diciembre de 2006

Más información