Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:A LA PARRILLA

Pantallas depredadoras

Como estos días he estado sometido a un severo castigo de mesas redondas sobre los nuevos medios y las pantallas emergentes, no he podido ver la tele. En cambio, comentaré lo que se rumorea acerca de esos crímenes en serie que se preparan por la irrupción en nuestras vidas de esas neopantallas asesinas ("depredadoras", titulaba sus mesas redondas el muy indie festival de Gijón) que empiezan a rodearnos y que hemos llamado el Cuarteto de la Muerte: Internet, el móvil, el iPod y la pantalla-consola que triunfe en esa Primera Guerra Mundial de los videojuegos que se ha declarado entre la PlayStation3, el Wii de Nintendo y el Xbox 360 de Microsoft.

Y hay dos grandes posturas. Mientras los ejecutivos, productores y programadores de las teles generalistas (españolas) dicen imperturbables que la mutación que implican las pantallas depredadoras no va con ellos, que todo seguirá igual en el prime time del templo familiar a base de plagiar realitys Endemol, importar series USA o perpetrar sitcom de patio de vecindad; en cambio, están lo que se dice acojonados los representantes de las industrias cinematográficas, discográficas y periodísticas, que sí saben lo que implica la globalización mediática y esa dictadura audiovisual que instauran las pantallinas online del cuarteto de la muerte.

Los adoradores del share y el prime time, esos antiguos, ignoran lo que sucedió con la música y ya está ocurriendo con las salas de cine y los periódicos que no reciclan su versión digital; que esas pantallas pequeñas, ligeras, tan nómadas y personales que exigen la inclinación del espectador y no su reclinación, como dijo Techu Baragaño, se han merendado aquellas viejas pantallas pesadas, pasivas y sedentarias que se pretendían tan únicas como los dioses del desierto.

Salgo de las mesas redondas rumiando esta interrogación. Si las industrias del cine, la música, la información y el ocio están siendo depredadas por las nuevas pantallas ¿por qué diablos la televisión, el colmo de la industria casera, pesada, pasiva y reclinatoria, va a estar inmunizada?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de diciembre de 2006