Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La terapia con heroína mejora la salud de los toxicómanos el doble que con metadona

Los investigadores del ensayo andaluz piden extender el tratamiento a pacientes excluidos

Los pacientes que recibieron heroína mejoraron su salud física 2,5 veces más que los que sólo recibieron metadona. Ésta es una de las principales conclusiones del ensayo andaluz de prescripción de heroína realizado en Granada desde 2003 con 62 adictos problemáticos. El ensayo, de los primeros del mundo, ha ido destinado a adictos de larga duración y que ya habían fracasado en terapias de deshabituación con metadona. Ahora delinquen menos y ha mejorado su situación social. Por ello, los investigadores recomiendan extender el programa a adictos excluidos con largo historial de fracasos para desengancharse. El estudio se publica en la revista científica Journal of Abuse Treatment, y la Junta de Andalucía tiene previsto presentarlo la próxima semana.

El 27 de agosto de 2003 arrancó el programa de dispensación de heroína. Por primera vez en España -y sólo por detrás de Holanda y Suiza- el equipo de la Escuela Andaluza de Salud Pública dirigido por Joan Carles March comenzó a suministrar heroína a 31 adictos de larga duración. Los pacientes llegaban al centro del Hospital Virgen de las Nieves dos veces al día. El personal les tomaba la tensión, veía si estaban colocados y les suministraban 274,5 miligramos de heroína al día en dos chutes. Por la noche volvían a recibir una dosis de metadona para pasar la noche. Otro grupo de pacientes igual de problemáticos seleccionado por sorteo recibía sólo metadona.

Los 62 pacientes llevaban años enganchados, tenían sida o hepatitis, habían fracasado antes en tratamientos con metadona y muchos tenían problemas psiquiátricos. Eran los excluidos dentro de los excluidos. El objetivo del ensayo no era quitarles la adicción sino ver si la heroína suministrada bajo control médico servía para mejorar la situación de estos pacientes extremos.

De los pacientes, 12 abandonaron a medio del ensayo (dos por entrar en prisión, dos hospitalizados, un fallecido...). El resto siguió recibiendo su tratamiento durante nueve meses acompañados de apoyo psicológico y con un abogado que les ayudó en sus problemas legales y para recibir una pensión.

Los resultados, publicados ahora y que la Junta de Andalucía tiene previsto presentar la semana que viene, revelan que los dos grupos mejoraron su estado con el tratamiento, pero que los que recibieron heroína mejoraron más que los del grupo de metadona. "El grupo experimental ha mejorado más que el grupo control en su estado general de salud (la mejoría fue 2,5 veces mayor) y las conductas de riesgo del VIH (la mejoría fue 1,6 veces mayor)", explican en el estudio.

Menos delitos

Además, los pacientes tratados con heroína mejoraron su calidad de vida, su integración social, pasaron de pincharse en la calle 25 días al mes a ocho y pasaron de cometer delitos 11 días al mes a un día al mes. También redujeron su consumo de cocaína y el uso compartido de jeringuillas.

Los resultados, similares a los hallados en Suiza o Holanda, tienen la pega del tamaño. "El grupo reducido de pacientes implica una falta de potencia estadística para las variables psicosociales". Los investigadores concluyen que "la prescripción de diacetilmorfina [heroína] por vía endovenosa es segura y factible en nuestro contexto" y que la heroína "puede ser una alternativa terapéutica" para los adictos "con importantes deterioros en su salud para los cuales no han sido efectivos dichos tratamientos". Es decir, que la metadona puede ser la primera salida pero la heroína es efectiva en aquellos adictos que fracasan con la metadona.

El estudio deja otra lectura: los pacientes tratados con metadona a una dosis mayor que actualmente dan los servicios sociales y con apoyo psicológico, médico y legal, mejoraron también su situación pese a que habían fallado en intentos previos. O sea, que si en los actuales tratamientos con metadona se aumenta la dosis y se mejora la asistencia psicológica y legal también mejorarían los adictos. Pero eso necesita dinero.

UNA INICIATIVA PIONERA

62 adictos participaron en el ensayo: 31 recibieron metadona y 31 heroína y metadona; 50 cumplieron los nueves meses de estudio en un hospital público de Granada

Los adictos seleccionados habían fallado antes

al intentar desengancharse con metadona y tenían enfermedades y problemas psiquiátricos

Los dos grupos mejoran su situación, pero

los resultados del grupo de heroína son mejores

que los de los tratados sólo con metadona

Los investigadores concluyen: "La prescripción de heroína vía venosa es segura y factible como alternativa

a adictos que hayan fracasado en otros tratamientos"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de noviembre de 2006

Más información