Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

British Airways halla polonio 210 en dos aviones de la ruta Londres-Moscú

Uno de los aparatos afectados por el veneno voló 18 veces a Barcelona y dos a Madrid

British Airways confirmó anoche que han sido detectados rastros de polonio 210 en dos aviones de la compañía que cubren la ruta entre Londres y Moscú. Un tercer avión, que está en Moscú, aún ha de ser analizado. Aunque la compañía no ha dado detalles del lugar concreto de los aviones donde se han encontrado los restos de esta sustancia radiactiva con la que fue envenenado el ex agente ruso Alexander Litvinenko, se cree que la contaminación fue transmitida por los dos ciudadanos rusos que se reunieron con el ex agente la misma tarde del día en que fue envenenado.

Uno de los aviones voló 18 veces a Barcelona y dos a Madrid. Pero es posible también que los rastros pudieran haber sido dejados en el hipotético traslado del material radiactivo, lo que reforzaría la tesis de que el polonio 210 fue llevado al Reino Unido desde Rusia o fue transportado de vuelta a Moscú.

En refuerzo de esta posibilidad está el hecho de que la compañía se remonta a vuelos que partieron el 25 de octubre, casi una semana antes de que Alexander Litvinenko fuera envenenado el 1 de noviembre y varias semanas antes de su muerte, el pasado 23 de noviembre. Esto incrementa la posibilidad de que los restos de polonio 210 encontrados estuvieran en los aviones antes de que se produjera el envenenamiento y, por lo tanto, la contaminación vendría directamente del isótopo o de quienes lo transportaron y no de gente que estuvo en contacto con Litvinenko después de que éste fuera envenenado.

British Airways lanzó ayer un llamamiento a los 33.000 pasajeros y 3.000 empleados que han tenido alguna relación con esos vuelos para que contacten con las autoridades sanitarias británicas. El teléfono para llamar desde fuera del Reino Unido es el (+44) 19 12 11 36 90.

Vuelos a España

Uno de los aparatos en los que se han detectado trazas de polonio 210 ha viajado seis veces en trayectos de ida y vuelta en noviembre. Se trata de los vuelos BA-478 de Heathrow a Barcelona los días 4, 16, 17, 19, 20, 21, 22, 23 y 24 de noviembre y los vuelos BA-479 de Barcelona a Heathrow esos mismos días. Los vuelos a Madrid fueron el BA-460 desde Heathrow y el BA-461 de regreso, el día 26 de noviembre.

En total hay más de 33.000 pasajeros afectados en 117 vuelos desde o hacia Heathrow en las rutas con Moscú (33 vuelos en total), Barcelona (18), Dusseldorf (14), Atenas (27), Lárnaca (12), Estocolmo (8), Viena, Madrid, Estambul y Francfort (dos vuelos cada ciudad).

En una nota hecha pública anoche, British Airways afirma que la policía británica le informó en la tarde del martes de que tres de sus aparatos Boeing 767 podrían estar relacionados con la muerte por envenenamiento del ex agente ruso Alexander Litvinenko.

La compañía retiró de inmediato del servicio ambos aparatos y la policía encontró trazas de polonio 210 en dos de ellos. El resultado de los análisis fue confirmado ayer a primera hora de la tarde y los tres aparatos seguirán fuera de servicio por tiempo indefinido.

Se cree que el 3 de noviembre volaron de regreso a Moscú los dos rusos que habían tomado el té con Litvinenko la tarde del 1 de noviembre en el The Pine Bar del Hotel Millenium, en Grosvenor Square. Ambos, Andrei Lugovoi y Dmitri Kovron han negado en declaraciones a la prensa británica cualquier participación en la muerte de Litvinenko y han negado que hubiera una tercera persona en su encuentro con el ex agente. Lugovoi, antiguo agente del KGB al igual que Litvinenko, asegura que se dedica a negocios de seguridad y que viajó a Londres el 31 de octubre por negocios y para presenciar al partido de la Liga Europea de Campeones de fútbol entre el Arsenal y el CSKA de Moscú, que se jugó precisamente el 1 de noviembre.

Lugovoi se declaró amigo de Litvinenko desde hace tiempo y aseguró que le presentó a Kovron, un hombre de negocios, dos semanas antes de su último encuentro y que los tres estuvieron cenando luego en Chinatown. Aseguró que había quedado de nuevo con Litvinenko el 2 de noviembre pero que éste se disculpó porque dijo que no se encontraba muy bien. El polonio 210 estaba empezando a hacer efecto.

Según explicó ayer la Agencia para la Protección de la Salud, son ya 1.325 las personas que han contactado con los servicios sanitarios porque creen poder haberse contaminado con las radiaciones de polonio 210, bien porque han estado en algunos de los locales visitados por Litvinenko el 1 de noviembre, cuando se cree que fue envenenado, o bien porque tuvieron contacto directo con él o con alguien que lo había tenido ese día. De ese millar largo de personas, 68 van a ser controladas por los servicios sanitarios y 21 han sido enviados a una clínica especializada para analizar si se han contaminado con polonio 210.

Entre las personas que van a ser analizadas se cree que está el académico italiano Mario Scaramella, que el lunes por la noche llegó a Londres para ponerse a disposición de la policía británica. Scaramella se entrevistó con Litvinenko en un bar japonés del centro de Londres el 1 de noviembre. El senador italiano Paulo Guzzanti declaró ayer que ha hablado con Scaramella por teléfono y este le dijo que la policía le está custodiando. "Me dijo, 'oye, me están tratando como al príncipe de Gales; estoy en un castillo, ¿quieres creerme?, y me han puesto escoltas y guardaespaldas", declaró el senador.

El magnate ruso Borís Berezovski confirmó el lunes a través de una nota que se han detectado rastros de radiaciones en sus oficinas de Down Street en el centro de Londres, que Litvinenko visitó ese día. Berezovski dijo que no piensa hacer más declaraciones y que tiene "completa fe en las autoridades y la policía británicas". Las otras oficinas en las que el lunes se detectaron radiaciones, en Grosvenor Street, es la sede de la compañía de seguridad Erinys.

VENENO Y ESPIONAJE

Los investigadores

creen que el veneno

fue administrado al

ex espía por dos rusos

En total hay más de 33.000 pasajeros afectados en 117 vuelos Heathrow- Moscú-Heathrow

Se han detectado rastros radiactivos en las oficinas de Londres del magnate ruso Berezovski

Un tercer avión será analizado en Moscú

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de noviembre de 2006

Más información