Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reforma de RTVE

PSOE y PP pactan por primera vez en democracia el presidente de RTVE

Zapatero y Rajoy "conducen" el proceso hasta llegar al acuerdo de designar a Luis Fernández

PSOE y PP alcanzaron ayer un acuerdo histórico con el que se pretende garantizar la pluralidad de la televisión pública española. Se trata del primer pacto en democracia para elegir al presidente de la Corporación RTVE, que será el periodista Luis Fernández. Socialistas y populares designarán al mismo número de representantes en el consejo (cuatro), y el resto serán escogidos por los sindicatos mayoritarios (dos) y por los partidos minoritarios (dos). Luis Fernández se convertirá, presumiblemente el próximo mes, en el primer responsable de RTVE designado por el Parlamento, y no por el Gobierno. Esta reforma hará que "los medios estatales no sean propiedad de un partido", ha afirmado el PSOE.

"En este país, la televisión de partido y de gobierno se va a terminar". Este compromiso de José Luis Rodríguez Zapatero en la campaña electoral de 2004 fue ayer recordado por el portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido, tras el acuerdo "histórico" con el primer partido de la oposición, el PP, para la designación del futuro presidente de la Corporación RTVE, que será el periodista Luis Fernández, de amplísima trayectoria en el mundo audiovisual y propuesto por los socialistas.

La negociación, cerrada finalmente por López Garrido y su homólogo en el PP, Eduardo Zaplana, ha sido "conducida" por sus líderes, Zapatero y Mariano Rajoy, según fuentes socialistas, aunque el PP niega que hayan hablado en ningún momento. Fuentes de la negociación aseguran que antes del nombre de este periodista los socialistas propusieron otros dos que el PP rechazó.

Una vez pactado el presidente de la corporación, López Garrido y Zaplana empezaron la negociación en torno a los ocho vocales que debían repartirse los dos grandes partidos, ya que dos se reservan para los minoritarios y otros dos para los sindicatos. Y ahí puede estar la clave del pacto.

En un principio, el PSOE pedía un reparto a su favor de cinco a tres, como corresponde a su mayoría parlamentaria. Pero al final ha aceptado que sean cuatro para cada uno, una distribución muy beneficiosa para el PP, que permite a este partido vender internamente el acuerdo. Zaplana, que la noche anterior habló largamente con Rajoy en un aparte durante un acto del ex ministro de Economía Rodrigo Rato, se mostraba ayer satisfecho. "Podíamos jugar el partido o no. Al final, el PSOE podía nombrar al que quisiera porque la ley se lo permite. Pensamos que era mejor estar", explicaban fuentes del PP, quienes analizaban que al propio Zaplana le interesa -tras su distanciamiento del pacto del Estatuto andaluz y su imagen de lejanía con Rajoy- aparecer ahora como el muñidor de un pacto beneficioso numéricamente para su partido. Con este reparto, el PSOE puede quedar en minoría en cualquier momento.

Por primera vez desde que se creó el Estatuto de RTVE, en 1980, el número uno no es elegido directamente por el Gobierno, sino de forma pactada con el primer grupo de la oposición. La ley que regula la nueva Corporación de RTVE, comprometida también por Zapatero, aprobada el pasado mes de junio con el apoyo de las minorías y el voto en contra del PP, favorece que la elección se haga por consenso al requerir para su elección parlamentaria el apoyo de los dos tercios de la Cámara.

Sin embargo, los gobiernos, y sus mayorías parlamentarias, se reservan una cautela que les favorece. Si no hay acuerdo y el grupo que propone no obtiene los dos tercios necesarios para la aprobación de todo el Consejo, incluido el presidente, la votación se repetirá dos meses después y sólo necesitaría la mayoría simple. Por eso, el PP cree que le interesaba pactar.

El mandato del nuevo presidente será de cinco años, uno más de lo que dura la legislatura. Hasta ahora era elegido por el Consejo de Ministros, pero el nuevo será nombrado por el Congreso.

López Garrido se felicitó porque ya nunca "la televisión pública sea del gobierno y sí de todos los españoles". Los socialistas defienden que ya la actual directora general, Carmen Cafarell, había abierto RTVE al pluralismo, pero el PP la ha criticado con dureza.

Zaplana no mostró tanto entusiasmo por el elegido y dejó claro que ha sido propuesto por el PSOE: "Deseamos lo mejor a Don Luis Fernández, le fiscalizaremos y, por tanto, a su labor nos ceñiremos", advirtió Zaplana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de noviembre de 2006