Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento desvía 16 de los 30 millones que aporta la Diputación para el Born al zoo marino

El Ayuntamiento de Barcelona ha pedido a la Diputación que 16 de los 30 millones que ésta institución tenía reservados para la construcción del Centro Cultural del Born se desvíen hacia otro equipamento, el zoo marino del Besòs. Según señaló ayer el director del Institut de Cultura de Barcelona (Icub), Jordi Martí, "se trata sólo de un problema de tesorería" que, en principio, no ha de afectar al proyecto original, ni en su contenido museístico ni en la ejecución de las obras. Martí se comprometió a tener antes de febrero próximo un calendario definitivo para la equipación.

La Diputación de Barcelona tiene previsto aprobar el próximo jueves el presupuesto para el año que viene y en el mismo se incluye ya la desviación de la partida correspondiente a este año para el Born al zoo marino. "Ha sido una petición del Ayuntamiento, nosotros no decidimos hacía donde va la inversión", indicó ayer un portavoz de la institución.

El acuerdo al que ha llegado la Diputación con el Ayuntamiento de Barcelona es que este último es el que decide cada legislatura hacia qué equipamento considera prioritario que la entidad provincial destine la inversión que le corresponde a la capital catalana. De esta manera ha sufragado en años anteriores el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, el Palau Sant Jordi, el edificio Fórum y, ahora, el Centro Cultural del Born.

Los retrasos en la obra de este último centro -cuyo proyecto técnico, de los arquitectos Enric Sória y Rafael Cáceres, tampoco está aún totalmente definido- parece que han hecho variar las prioridades municipales; el consistorio prefiere ahora destinar las partidas correspondientes a estos años al zoo marino del Besòs.

Según Martí, se trata exclusivamente de "un problema de tesorería" en tanto esas partidas provinentes de la Diputación "se han de gastar en un plazo concreto". En cualquier caso, la desviación de más de la mitad de la cantidad inicialmente presupuestada para el Born no implicará cambios ni rebajas en el planteamiento museístico original. "El proyecto es y seguirá siendo exactamente el mismo", afirmó Martí.

Menos taxativo se mostró al hablar de los plazos de realización de las obras de adaptación del Born, empezadas el pasado marzo: "es posible que suframos un pequeño retraso, que en este tipo de obras es casi siempre inevitable". El director del Icub recordó que las fechas fijadas hasta ahora, y que implican la finalización de la obra a finales de 2007, son fruto de las que se pactaron a partir del anteproyecto. Por ello, ayer se comprometió a que entre enero y febrero se tenga ya un calendario definitivo con los plazos exactos. "Estamos haciendo orfebrería fina en un espacio de 8.000 metros cuadrados y cada cosa que se hace es complicadísima; aun así, no nos iremos mucho del calendario prefijado", confía Martí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2006