Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los profesores dicen que Educación fomenta la subida de notas con su política de ayudas

El departamento dice que los resultados no serán determinantes para recibir subvenciones

Los profesores de instituto, a través de la Asociación de Catedráticos y del sindicato ASPEPC-SPS, han puesto el grito en el cielo ante una propuesta del Departamento de Educación de dar recursos a los centros que mejoren sus resultados escolares. Cada centro se comprometerá voluntariamente a aplicar un plan y a lograr unas metas docentes. En un documento enviado a varios institutos, Educación vincula el importe que recibir por los centros a la aplicación del plan, pero también a la mejora de los resultados. Los profesores acusan a Educación de querer fomentar así los aprobados a cambio de recursos.

"Esta propuesta es perversa porque todos los centros quieren más recursos y lo que puede acabar pasando es que los institutos tiendan a dar más nota para lograr más ayudas", reprocharon fuentes de ambas organizaciones de profesores.

Educación pretende firmar acuerdos este curso con 150 centros, según las previsiones del plan de choque para mejorar la enseñanza secundaria pactado con los sindicatos.

La tasa de fracaso escolar ronda en Cataluña el 30%, similar al conjunto de España. Es decir, 3 de cada 10 alumnos no logran acabar la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). El objetivo de Educación es reducir el fracaso escolar en varios años. Para lograrlo, propone firmar contratos con los institutos y fijar objetivos de mejora de resultados durante los tres próximos cursos.

Medir los resultados

La lista de indicadores que Educación está planteando a los centros cojea a la hora de fijar controles externos a los propios centros que midan sus resultados. El documento enviado a los institutos indica que podrán recibir más fondos los centros que aumenten el porcentaje de alumnos que pasen de curso, los que incrementen los porcentajes que acaben la ESO, mejoren la tasa de graduados en formación profesional, suban la tasa de los que terminan el bachillerato y tiene en cuenta, además, el grado de satisfacción del alumnado o de las familias.Sólo se propone un control externo al centro a cargo del propio Departamento de Educación en segundo de ESO para comprobar si se asumen las competencias básicas, pero no en cuarto curso, al final de esta etapa. "Está previsto evaluar las competencias de los alumnos en cuarto de ESO y se puede estudiar incluir la selectividad", una prueba que se hace fuera del centro, afirmó ayer Eugeni García, responsable de este plan dentro del Departamento de Educación.

Educación tiene previsto librar los fondos a los institutos año a año durante tres cursos. "Lo importante será ejecutar el plan de mejora. No queremos dejar sin fondos a nadie, aunque no cumpla los objetivos. Si un centro no llega a alcanzar el porcentaje de alumnos graduados, o los estudiantes que pasan de curso no dejará de recibir fondos, siempre que ejecute la mayor parte del plan", dijo el alto cargo de Educación. "El objetivo final es mejorar el sistema educativo y con estas medidas podemos avanzar", dijo García.

Pero ASPEPC-SPS y la Asociación de Catedráticos consideran que la propuesta "es un verdadero fraude a la sociedad" porque no establece una prueba de evaluación de final de la ESO que mida los conocimientos básicos. Para las dos entidades de profesores, "ante el alarmante porcentaje de alumnos que no acaban satisfactoriamente la ESO se prentende reducirlo drásticamente por decreto y no con medidas verdaderamente educativas". "El éxito escolar se mide sólo con un porcentaje de aprobados, en ningún caso en la adquisición de conocimientos como en la mayoría de los sistemas europeos".

El alto cargo de Educación negó estas acusaciones y reiteró que lo decisivo será "ejecutar el plan docente y no los resultados. Se busca que los centros desarrollen programas de innovación, de idiomas o de refuerzo o de nuevas tecnologías", insistió García.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2006