Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos cierran con la Junta un plan para paliar la crisis de Airbus

Piden al consorcio que desvíe trabajo a la industria auxiliar

Los máximos responsables de la consejería de Innovación y los sindicatos UGT y Comisiones Obreras, sellaron ayer la estrategia conjunta a seguir para paliar los efectos de la crisis del sector aeronáutico provocada por los retrasos en la construcción del avión A-380, de Airbus. Ambas partes acordaron abrir vías de dialogo con el consorcio Airbus-EADS, con el fin de que desvíen cargas de trabajo para garantizar la producción de las factorías andaluzas y la empresa auxiliar.

Una representación de la consejería de Innovación, con su titular al frente, Francisco Vallejo, se reunió ayer con los secretarios generales de UGT-A y Comisiones Obreras, Manuel Pastrana y Francisco Carbonero, respectivamente. Estos últimos acompañados por los secretarios de las federaciones del Metal, Manuel Jiménez y Roberto Carmona. En el encuentro se acordaron diferentes estrategias para minimizar los efectos del retraso de dos años que acumula la construcción del proyecto estrella de Airbus, el avión civil con mayor capacidad diseñado hasta el momento: el A-380. Hasta el momento la principal perjudicada ha sido la factoría que dicho grupo aeronáutico tiene en Puerto Real, y que se ha saldado con 47 contratos no renovados.

Los sindicatos abogan por poner en marcha un plan que "permita la actividad y el empleo, hasta que la crisis de Airbus, que todo apunta a que es temporal, pueda resolverse", aseguró Manuel Pastrana. El instrumento acordado entre las partes será la creación de una comisión permanente que "ultime los trabajos de ese futuro plan para mantener la industria auxiliar". Asimismo la Consejería de Innovación crearía una oficina para atender y asesorar a los empresarios de la industria auxiliar.

Para hoy está prevista una reunión entre el consorcio Airbus-EADS y los sindicatos, en Madrid. Desde Andalucía, se espera que en él la empresa renuncie a tomar "medidas traumáticas", indicó el responsable de la federación del Metal en UGT, Manuel Jiménez.

Por su parte, desde Comisiones se pidió negociar con la administración española un plan similar al negociado en Francia, es decir, una línea de crédito blando "no para despedir a las plantillas sino para aguantarlas para que estén en disposición, como máximo en 2009, de suponer una capacidad productiva suficiente, haciendo un número de aviones que hagan al negocio remontar el vuelo".

Actualmente son casi 5.000 los empleos dependientes de las empresas auxiliares del sector aeronáutico, en Cádiz y Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de noviembre de 2006