Siniestralidad en el empleo

Condenado un directivo a dos años de cárcel por imprudencia grave

La Audiencia de Madrid ha condenado a un empresario a dos años de prisión y multa de 10 meses por un delito de lesiones por imprudencia grave junto a un delito contra los derechos de los trabajadores, y al pago de una indemnización de 207.346 euros a un trabajador por las lesiones sufridas en un accidente laboral.

El suceso ocurrió el 4 de julio de 2003 en Leganés cuando el trabajador Javier T. Q., de 25 años, trasladaba piezas sobre una cubierta de uralita; cedió y cayó de una altura de ocho metros. Según CC OO, el dictamen judicial indica que "el día en que se produjo el accidente no se hallaba instalada ninguna línea de vida que hubiera permitido a cada trabajador engancharse a la misma, a través de una cuerda unida a un arnés".

Más información

La sentencia es el resultado de un recurso planteado por CC OO y por el Ministerio Fiscal a la sentencia que condenaba al empresario a 10 meses de prisión y a una indemnización de 73.994 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50