Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe admite que las averías han perjudicado a 500.000 usuarios

La red de Cercanías ha registrado 51 incidencias en los últimos dos meses

El número de incidencias que se han producido durante los últimos dos meses en la red de cercanías de Renfe se eleva a 51 y han afectado a medio millón de usuarios. Así lo reconocieron ayer los responsables de la compañía, si bien matizaron que, del total de averías, sólo 11 son imputables a Renfe. Un total de 25 incidencias fueron responsabilidad de Adif, la empresa pública que gestiona las infraestructuras ferroviarias.

Los responsables de Renfe pidieron ayer a los usuarios que vuelvan a tener "confianza" en la compañía. "Quizá, hemos agotado su paciencia y parece difícil que la volvamos a pedir", reconoció el nuevo responsable de la red de Cercanías de Barcelona, Miguel Ángel Remacha, que reemplaza a Josep Manau, quien fue destituido el martes.

Remacha reconoció que la red barcelonesa de Cercanías se encuentra en una "situación adversa", debido a la coincidencia con las obras de la línea de alta velocidad. Precisamente, este proyecto es el que causa las principales incidencias. Entre ellas, la que se produjo durante el pasado 23 de octubre y que afectó a todas las líneas de Cercanías: obligó a retrasar 183 trenes y suprimir otros 111, algo que perjudicó a casi 60.000 usuarios.

El promotor de la nueva línea de alta velocidad no es Renfe, sino el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), quien además también se responsabiliza del mantenimiento de vías, catenarias, señalización, cables y suministro eléctrico. De las 51 incidencias que se han registrado en apenas dos meses, 25 son responsabilidad de Adif y 11 de Renfe. Las cinco restantes fueron causadas por otro tipo de incidentes.

La avería del pasado lunes sí es responsabilidad de Renfe: en el túnel que cruza Barcelona pasando por Sants y Plaça Catalunya, un tren permaneció parado durante una hora y media. Los usuarios, hartos de esperar, decidieron salir del convoy por su propia cuenta. La compañía indicó ayer que, seguramente, la avería se debió a un error humano. La causa: el tren se equivocó de itinerario e iba en sentido contrario al previsto. Esto comportó que se bloqueara no sólo el tren, sino todo el sistema. Renfe ha retirado del servicio de manera cautelar al maquinista del tren.

3.000 reclamaciones

Pese a que hay más de 500.000 afectados por las averías, son pocos los que deciden reclamar. Solamente lo hicieron 3.000 desde el pasado 12 de septiembre, indicó el director de servicios de Cercanías y media distancia de Renfe, Javier Pérez Sanz. Remacha recordó que los usuarios que lo deseen también pueden reclamar enviando un correo electrónico a la dirección clientebarcelona@renfe.es, aunque lo máximo que el usuario puede conseguir en una reclamación es que Renfe le devuelva el importe del billete que compró. Renfe ha desembolsado 3.000 euros en los últimos meses por reclamaciones.

A pesar de las incidencias que durante los últimos tiempos afecta al servicio de Cercanías, el número de usuarios no ha disminuido, pero tampoco crece, al contrario de lo que hace el resto de medios de transporte público. La compañía afirma que el número de usuarios desde enero hasta octubre se situó en 101,5 millones, el 0,5% más que el pasado año.

Remacha aseguró que el plan de actuaciones urgentes anunciado por el Ministerio de Fomento permitirá que la calidad del servicio de la red de Cercanías dé un vuelco. El plan incluye, entre otras medidas, la creación de una unidad de atención al viajero, el incremento de la capacidad de las unidades que circulen en hora punta, la incorporación de técnicos de mantenimiento y la llegada de más trenes. Unas actuaciones que, según explican los responsables de Renfe, ya estaban previstas con anterioridad. Ahora llegarán antes de lo programado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de noviembre de 2006