Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio repasa la labor realizada por las grabadoras granadinas en el último tercio de siglo

Más de 20 mujeres grabadoras son objeto de estudio en el libro Tres décadas de mujeres y grabado en Granada, que ha sido escrito por Alejandra de Córdoba (Granada, 1975) y publicado por la Universidad de Granada dentro de la colección Feminae, especializada en investigaciones que den a conocer o profundicen en la obra y el pensamiento de mujeres.

El libro constituye un repaso de la cultura artística granadina a lo largo del último tercio del siglo XX. Partiendo del ambiente cultural de los años ochenta, en los que la ciudad vivió una efervescencia única en todas las artes, la autora encuadra la tradición artística cimentada en el grabado calcográfico, que fue enseñado en Granada en sus comienzos por José García en la Fundación Rodríguez Acosta, uno de los puntos indispensables para entender la importancia del género en relación con la ciudad durante estos años.

En la fundación una serie de mujeres artistas comenzaron su andadura y proyectaron tanto su estética como sus aportaciones al mundo del arte en los años sucesivos. "El último tercio del siglo XX estuvo marcado por un cambio no sólo político, sino también de mentalidad, lo que acarreó un giro artístico importante que permitió la aparición y el desarrollo de grabadoras que renovaría el panorama cultural por su mentalidad y su arte", asegura Alejandra de Córdoba, perteneciente a una familia con una importante tradición relacionada con el arte y en especial con el grabado.

El libro no sólo se centra en las biografías y en los hechos más significativos relacionados con las artistas, sino que pretende dar una visión particular de las innovaciones que introdujeron y de las influencias de las que fueron partícipes. Para ello, el volumen viene acompañado de un CD que incluye los ejemplos más significativos de sus creaciones.

Etapas

Divididas por etapas, la autora selecciona a las artistas que considera dejaron algún tipo de huella en las creaciones posteriores o fueron capaces de construir un estilo original. De la década de los setenta, destaca la presencia de Maureen Lucía Booth, Esperanza Campos, Teiko Mori, Dolores Montijano o Manini Ximénez de Cisneros. Por su parte, de la década de los noventa, en la que la presencia de innovaciones técnicas es más numerosa, la autora destaca a grabadoras como María José de Córdoba, Tremedad Grecco, Elena Laura Serrano, Mika Murakami, Carmen Guardia García, Araceli de la Chica, Rosario García Morales, Ana Villén o Ania Nicolás.

"He pretendido encuadrar la figura de las mujeres grabadoras en un marco igualitario, el de la creación artística humana", asegura De Córdoba, que no cree que su libro pueda ser considerado como feminista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de noviembre de 2006