El alcalde de Camas, imputado por cohecho, acatará la decisión de IU sobre su candidatura

El juez sobreseerá provisionalmente el 'caso Bormujos' por falta de pruebas

El alcalde de Camas (Sevilla), Agustín Pavón, aseguró ayer que aspira a ser candidato de IU a la alcaldía de esta localidad pero manifestó que, a pesar de ello, hará lo que le "pidan" la dirección provincial y regional de su coalición. La asamblea local de Camas, según un comunicado, ratificó a Pavón como candidato, sin esperar a que la semana que viene se pronuncien los coordinadores regional y provincial, Diego Valderas y Sebastián Martín Recio. El miércoles, el juez Carlos Mahón comunicará a Pavón que se sentará ante un jurado para responder de un supuesto delito de cohecho.

Más información

Agustín Pavón, junto a los concejales Antonio Enrique Fraile, ex del PP, José del Castillo, ex del PA y Aureliano Lucas, ex del PP y el empresario Eusebio Gaviño, están imputados por el presunto intento de soborno a la ex concejal Carmen Lobo.

"Yo en otros momentos he podido tener diferencias o malos entendimientos con mis direcciones pero esta vez no habrá ninguna decisión al margen de lo que nos digan. Seremos respetuosos con lo que nos digan la provincial y la regional", confesó Pavón ante los periodistas. La propuesta que él realizará a sus direcciones será que le permitan presentarse a las próximas municipales con el argumento de que "el límite (para apartarme) debería ser que hubiera una primera sentencia que me condenara, aunque no fuera sentencia firme".

El alcalde también anunció que nunca encabezará una candidatura independiente en el municipio. "Si no me dejan presentarme colaboraré con Izquierda Unida para que pueda ganar las elecciones. Yo no encabezo un grupo independiente ni loco", manifestó.

El primer edil opinó que el juez "se ha precipitado" al transformar la causa en el procedimiento de la ley del jurado. Pavón recordó que "hay pruebas pedidas y no han concluido las diligencias". Es una "barbaridad jurídica", sentenció. Eso sí, también reconoció: "Tenemos que ser coherentes" porque todos los imputados habían solicitado "celeridad a la justicia". "En este caso esa celeridad, con todas las garantías judiciales, ha faltado", advirtió.

Por otro lado, el miércoles, también, el magistrado levantará la imputación por otro supuesto delito de cohecho a Baldomero Gaviño, alcalde de Bormujos; a Ana Hermoso, concejal del PP en el municipio; a José Sánchez, concejal tránsfuga; y a los empresarios Eusebio Gaviño y Jesús Calvo Soria.

El juez Carlos Mahón no ha encontrado pruebas para llevarlos ante un jurado acusados de un delito de cohecho y sobreseerá provisionalmente la causa.

En este procedimiento el juez ha tratado de averiguar si es cierto que Eusebio Gaviño le ofreció al tránsfuga Sánchez 140 millones de pesetas "por hacer algo gordo en Bormujos". O lo que es lo mismo, por votar la moción de censura que le arrebató la alcaldía al PSOE y se la dio a su primo segundo, Baldomero Gaviño.

Joaquín Domínguez y María José Parrado, dos concejales independientes del municipio, denunciaron que Sánchez les comentó el ofrecimiento. El mismo que habían recibido ellos dos.

Los ediles de Bormujos que suscribieron esa moción de censura durmieron en el mismo hotel la noche previa al pleno que le devolvió la alcaldía a Baldomero Gaviño. Y sus habitaciones las pagó el empresario madrileño Jesús Calvo Soria, que había preparado junto a un abogado el texto de la moción de censura. Calvo Soria y Eusebio Gaviño también pasaron la noche en ese hotel. Gaviño mantiene que propició el acercamiento entre su primo Baldomero y el tránsfuga Sánchez por "hacerle un favor" a su familiar. Y negó ante el juez que hubiera recibido por ello alguna prestación económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de noviembre de 2006.