Reportaje:INVESTIGACIÓN ESPECIAL DEL PATRIMONIO DE LOS CORRUPTOS | Los escándalos urbanísticos

El desaforado tren de vida de los concejales marbellíes

El cobro de comisiones y el saqueo de las arcas municipales de Marbella permitieron a los ex concejales imputados en la Operación Malaya un rápido enriquecimiento y mantener un nivel de vida muy por encima del que le permitirían sus ingresos declarados. Así lo atestiguan las investigaciones policiales contenidas en el sumario del caso, aunque la mayoría de los ex ediles han conseguido ocultar el rastro del dinero extraordinario por las mordidas que cobraban en sobres, y especialmente llamativa resulta la situación de Julián Muñoz, quien, a diferencia de la mayoría de sus ex compañeros, ni consta en ninguna sociedad ni tiene patrimonio alguno a su nombre, lo mismo que su ex mujer, Mayte Zaldívar, detenida el martes, que ni siquiera tiene ingresos declarados.

La ex alcaldesa Yagüe ha puesto varios inmuebles a nombre de sus hijos
Más información
El juez del 'caso Malaya' deja en libertad bajo fianza a González de Caldas
El juez deja a un empresario en prisión y 11 detenidos en libertad tras pagar su fianza
Muñoz y Zaldívar llevaban un ritmo de vida "sin explicación aparente"
"Policías incomprensiblemente negligentes"

El informe policial resalta situaciones incoherentes porque la mayoría de los concejales llevaban un ritmo de vida y de gastos muy superior al que correspondía con sus ingresos oficiales.

- Las propiedades de Marisol Yagüe y las 19 cuentas bancarias de sus tres hijos.

La ex alcaldesa Marisol Yagüe ha dejado rastros de su enriquecimiento en forma de propiedades inmobiliarias. Yagüe posee dos casas en Marbella y una en Madrid, comprada en el año 2004, a nombre de uno de sus hijos por 422.000 euros para la que obtuvo un préstamo hipotecario de 282.394 euros.

En 2001, había comprado una vivienda en la urbanización Nueva Andalucía de Marbella junto a su ex marido, Antonio Becerra, por un precio de 165.789 euros. El matrimonio, una vez separado, liquidó la comunidad de bienes en 2004. La ex alcaldesa reside en otra vivienda de más de 600 metros cuadrados que compró el matrimonio en 1992 y que se encuentra embargada por impago de las obras de reforma que realizó el año pasado. Según el informe policial, "en los últimos años, el matrimonio ha incrementado significativamente su patrimonio inmobiliario, lo que le ha inducido a poner varios inmuebles a nombre de los hijos". Becerra, que ocupó un cargo de confianza en el Ayuntamiento, declaró el año pasado a Hacienda unos ingresos de 61.333 euros. Para la policía, resulta llamativo además que los tres hijos de la ex alcaldesa hayan tenido una "temprana atribución de cuentas bancarias, inversiones en acciones y atribuciones de propiedad de inmuebles y préstamos hipotecarios asociados, a pesar de que los datos disponibles indican que ninguno de los tres ha trabajado ni ha vivido independiente de los padres". Los tres hijos de Yagüe, de entre 17 y 21 años, no trabajan y son titulares de 19 cuentas bancarias. La vivienda de Madrid se escrituró a nombre de uno de ellos, Jorge, que debe hacer frente a una cuota mensual por el préstamo de 2.070 euros.

En 2005, Yagüe declaró a Hacienda como ingresos del trabajo en su condición de alcaldesa 54.000 euros, cantidad insignificante respecto a los cobros reales que la policía sospecha que recibió. Ya antes de acceder a la alcaldía, en agosto de 2003, Yagüe, que es concejal desde 1992, obtuvo ingresos significativos. La policía tiene comprobado que entre los años 1999 y 2001 cobró un total de 17,5 millones de pesetas (unos 105.000 euros) en cheques bancarios como ingresos extraordinarios no declarados.

El único vehículo a nombre de Yagüe es un todoterreno marca Toyota, aunque la investigación policial ha comprobado que tanto ella como su actual pareja y uno de sus hijos que carece de carné de conducir, conducían habitualmente coches de lujo cedidos por la empresa del servicio municipal de grúa.

Varios de los ex concejales imputados en la Operación Malaya disponen de sociedades, muchas de ellas del sector inmobiliario y de la construcción, y en ocasiones sin actividad aparente.

- El concejal de Turismo, propietario de cuatro empresas. Rafael Calleja, ex concejal de Turismo, tiene una empresa de artes gráficas y tres de comunicación y publicidad, sectores muy relacionados con su responsabilidad como concejal de Turismo. "En el caso de Rafael Calleja y su esposa, sin duda el ritmo del gasto real de la pareja es mucho más alto que la media que reflejan las estadísticas de sus ingresos", sostiene el informe policial, que agrega que "los abultados resultados negativos arrojados por el ritmo de gastos e inversiones de 2003 difícilmente pueden explicarse con las rentas habituales de los cónyuges". Calleja cobró en 2005 cheques bancarios que sumaban 90.000 euros, cuando declaró tener unos ingresos de 43.000. Calleja conducía un vehículo de lujo propiedad de Construcciones Salamanca, empresa de uno de los imputados por cohecho en la Operación Malaya.

- Isabel García Marcos, sin rastro de enriquecimiento. La ex teniente de alcalde Isabel García Marcos no ha dejado rastro del supuesto enriquecimiento que también le atribuye la policía. Las sociedades en las que aparece apenas tienen movimientos de bienes y la mayoría de sus bienes inmuebles son compartidos con su familia y anteriores a la moción de censura que en agosto de 2003 la situó como primera teniente de alcalde. En 2004 declaró unos ingresos de 50.000 euros, 5.000 más que al año siguiente. Cuando fue detenida, la policía intervino en su vivienda de Málaga 378.000 euros en billetes de 500 euros.

El otro concejal tránsfuga del PSOE que firmó aquella moción, José Antonio Jaén, que el año pasado declaró unos ingresos de 44.000 euros, adquirió en 2004 una vivienda por 210.000 euros con una hipoteca de 168.000. Hay casos llamativos como el del ex concejal de Transportes Victoriano Rodríguez, que aparentemente perdió casi 30.000 euros de ingresos tras la moción de censura -pasó de 77.000 a 40.000- pero que según la policía extorsionó a la concesionaria de la grúa y a la del transporte urbano, a la que justamente iba a cobrar la comisión el día en que fue detenido.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS