Reportaje:

Sevilla la Nueva ya paga el agua

Los recibos en el municipio se han disparado tras conectarse a la red del Canal

Cuatro pozos abastecían desde hace décadas de agua al municipio de Sevilla la Nueva hasta que, el pasado verano, el alcalde de la localidad, Ernesto Téllez (PP), decidió firmar un convenio con el Canal de Isabel II.

La medida ha sido mal recibida por un grupo de vecinos, sobre todo los de las grandes urbanizaciones, que han pasado de pagar 20 euros cada seis meses a recibos superiores a los 300 euros al mes. La diferencia estriba en que antes sólo pagaban una cantidad simbólica porque el agua la extraía el Ayuntamiento del acuífero y ahora se la tienen que pagar al Canal, como hacen casi todos los demás 178 municipios de la Comunidad. El Canal de Isabel II cobra un euro por cada metro cúbico de agua listo para consumir.

"Hay fallos en el 70% de las facturas enviadas por el Canal", denuncia el PSOE
"Desgraciadamente, sólo se valora lo que cuesta dinero", dice uno de los afectados

Más información

"El pueblo ha crecido mucho en los últimos años y no ha habido más remedio que hacer esto", explica el alcalde, Ernesto Téllez. "Tenemos unos 7.500 vecinos y una previsión de crecer hasta los 14.000 en un plazo breve". Según Téllez, los pozos no daban para suministrar a tantos vecinos, la presión del agua era baja y la calidad mala. "Olía hasta mal", admite.

Pilar Barroso, portavoz del grupo socialista, sólo está de acuerdo en parte con el alcalde. "No nos parece mal que ahora nos dé el agua el Canal, pero el convenio está mal negociado. Hemos regalado los pozos y no ha habido una política de información al ciudadano".

El pasado mes de septiembre comenzaron a llegar las primeras facturas a los hogares de Sevilla la Nueva emitidas por el Canal. "Ha habido vecinos que han recibido facturas de 3.000 euros, cuando antes apenas pagaban", explica Julia Ricoy, miembro de la plataforma vecinal constituida para protestar por la adhesión al Canal.

Julia vive en Los Cortijos, una de las lujosas urbanizaciones del municipio. En esa zona, casi todas las casas tienen jardín y piscina y, por tanto, el consumo de agua es alto. Es en esas viviendas donde el malestar es mayor. La factura les ha llegado tras los meses de verano, donde se gasta más agua. Julia, sin embargo, asegura que el consumo que se refleja en las notificaciones del Canal no se corresponde con la realidad. "Las mediciones no están bien hechas. Nos han pasado una factura de un mes y 24 días que, en realidad, corresponde al consumo de seis meses", denuncia. EL PAÍS solicitó algunas de estas facturas a los vecinos, pero no recibió ninguna.

Julia Ricoy, además, advierte de que la urbanización en la que vive todavía no tiene servicio de depuración y alcantarillado, "a pesar de las continuas promesas del alcalde".

Otro vecino, sin embargo, concienciado con el medioambiente y también afectado por las nuevas tarifas, asegura que "al margen de algún puntual error" se está actuando bien desde el Ayuntamiento. "El agua carecía de valor en Sevilla la Nueva. Aquí consumíamos sin control porque no pagábamos. Y está claro que sólo apreciamos lo que nos hace daño al bolsillo", dice. "En el mes de agosto entrabas en un jardín de las urbanizaciones que hay por aquí, pisabas y chapoteabas agua, cuando en el resto de la Comunidad la gente estaba con restricciones".

Este vecino ha pasado de pagar los 20 euros de todos a 600. "En mi caso se ha descubierto que tenía una avería en el jardín y que por ella se perdía muchísima agua", cuenta.

El Canal de Isabel II asegura que con la firma del convenio con el Ayuntamiento de Sevilla la Nueva, los 7.500 vecinos pagarán el agua a un euro por metro cúbico como el resto de los usuarios de la Comunidad.

"Sabemos que hay gente descontenta con los recibos, gente que asegura que las lecturas se han hecho mal", informa un portavoz del Canal de Isabel II. "Puede que haya algún error, pero no tantos como aseguran en la plataforma. Cuando llegamos por primera vez a una localidad a realizar mediciones, nuestros inspectores siempre van a acompañados por alguien del Ayuntamiento. Así se ha hecho en Sevilla la Nueva".

Pilar Barroso, desde el grupo socialista, sostiene que apoya las reivindicaciones vecinales en lo que se refiere a las facturas. "Creemos que hay fallos en el 70% de los casos. El día 19 nos vamos a manifestar y, una vez que recopilemos la información de todos los afectados, decidiremos si vamos al Defensor del Pueblo o a los tribunales", advierte.

En la plataforma aseguran también que el Ayuntamiento ha enviado todos los datos bancarios de los vecinos al Canal para que emitieran las facturas. "Y lo han hecho sin avisarnos".

En Sevilla la Nueva este mes se mira más que nunca no olvidarse el grifo abierto cuando se lavan los dientes o cuando se enjabonan en la ducha. El agua ha pasado a ser un bien preciado. "Desgraciadamente, sólo se valora lo que cuesta dinero", concluye uno de los afectados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50