Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grupos nacionalistas piden que el Gobierno central admita que hay tortura

La Mesa del Parlamento vasco ha admitido a trámite una proposición no de ley presentada por PNV, EA, EHAK y Aralar que exige la desaparición de la Audiencia Nacional y denuncia las torturas contra los detenidos, pero no será debatida con urgencia, como pedían las cuatro últimas formaciones. EHAK aseguró en un comunicado que ha sido la propia presidenta de la Mesa, Izaskun Bilbao (PNV), la que ha sumado sus votos a los de Miguel Buen (PSE-EE) y Carmelo Barrio (PP) para no apoyar la urgencia de esta iniciativa. El grupo abertzale calificó este hecho como la "enésima cacicada" de la Mesa. También censuró con dureza lo que considera un cambio de actitud del PNV, que vinculó con la postura que mantiene el partido de Josu Jon Imaz en el proceso de paz, objeto de contínuas críticas desde Batasuna y ETA.

Los proponentes querían que esta iniciativa, que insta al Gobierno central a derogar la legislación antiterrorista y "a reconocer la existencia de torturas, como vía de resarcimiento de los afectados", se debatiese antes del 4 y 5 de diciembre, días en los que la Audiencia Nacional l va a juzgar a 13 alaveses que han denunciado torturas, entre ellos, a Unai Romano. El representante de EA en la Mesa del Parlamento, Rafa Larreina, señaló que la decisión "dificulta" ese objetivo, por que todavía hay tiempo para incluir este debate en el orden del día del pleno del 1 de diciembre, para lo que apeló a la "voluntad política" de los grupos parlamentarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de noviembre de 2006