La Junta incentivará los biocarburantes en barcos, buses y máquinas agrícolas

La Agencia de la Energía recibe 14 proyectos para contruir plantas de biodiésel en dos años

Los derivados del petróleo, como el gasóleo o la gasolina, son el combustible casi exclusivo del que se abastece el transporte. Pero su creciente aportación a la emisión de gases contaminantes ha llevado a las administraciones a promocionar su sustitución por biocarburantes. La industria responde a los incentivos, pero ahora falta que su uso se generalice en el mercado. La Agencia Andaluza de la Energía explicó ayer en Sevilla un programa para extender el uso de biocarburantes a autobuses, barcos pesqueros y mercantes o maquinaria agrícola.

Más información

Investigadores universitarios, altos funcionarios de varias administraciones y ejecutivos de empresas de energía participaron ayer en una conferencia internacional organizada en Sevilla por el Instituto para la Sostenibilidad de los Recursos, una fundación privada con interés en asuntos medioambientales. En este foro, la presidenta de la Agencia Andaluza de la Energía, Isabel de Haro, expuso la política autonómica para acelerar el uso de biocombustibles.

España, debido sobre todo a la apuesta de la multinacional de origen sevillano Abengoa, es el primer país europeo en producción de bioetanol, una sustancia elaborada a partir de vegetales ricos en azúcar que puede servir como aditivo o mezcla de las gasolinas (la proporción más usual es al 15%, aunque puede llegar a sustituir el 85% con mínimas adaptaciones en los vehículos). Pero el bioetanol -empleado en los países europeos nórdicos o en EE UU-, tiene hasta ahora poco recorrido en el mercado español, donde es mucho más frecuente el uso del gasóleo (el 65% de las nuevas matriculaciones son de diésel).

La alternativa al gasóleo es el biodiesel, que ya se elabora en varias plantas españolas. En Andalucía, sólo hay una fábrica en activo, aunque la presidenta de la Agencia explicó a los periodistas que está prevista la puesta en marcha de otras 14 en dos años. Esas plantas, según datos de la Consejería de Innovación, supondrán una inversión global de 368 millones de euros y la producción de 1,4 millones de toneladas equivalentes de petróleo al año.

La mayoría de esas plantas procesarán girasol, soja o colza para extraer el aceite vegetal que sirve de base al biodiésel -que también se mezcla con el gasóleo-, aunque un tercio recurrirá al reciclado de aceites industriales usados. En cuanto a su venta en el mercado, De Haro recalcó que el biodiésel puede utilizarse sin problemas, aunque el problema está en la distribución. En Andalucía sólo hay 57 gasolineras con surtidores de biodiésel (sólo en Cataluña la red es más amplia). "El problema está en que las compañías se oponen a hacer las mezclas en las gasolineras, pero esto se solucionará con una nueva norma del Ministerio de Industria que obligará a hacer la mezcla en las refinerías", aseguró De Haro.

La presidenta de la Agencia Andaluza de la Energía especificó que el programa para incentivar el uso del biodiésel en transporte público, pesqueros, mercantes y maquinaria agrícola se pondrá en marcha una vez que se apruebe la Ley de Fomento de Energías Renovables, en trámite en el Parlamento andaluz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50