Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La campaña electoral catalana

Polémica por el origen andaluz de Montilla

Mas dijo que el candidato del PSC aspira a la Generalitat gracias a la política de integración de CiU

El candidato del PSC, José Montilla, se decidió ayer a responder a las reiteradas afirmaciones de Artur Mas según las cuales si un cordobés llegado a Cataluña a los 15 años puede ser presidente de la Generalitat es "gracias a las políticas de integración de Convergencia i Unió". Montilla, que hasta ayer había declinado responder, afirmó que esas palabras son la muestra del "autoritarismo" en el que ha caído CiU, que también "considera que el país es de su propiedad". Por ello, le pidió formalmente una "rectificación" a Mas. El candidato convergente no rectificó e insistió: "Cataluña no es CiU, pero somos el partido que mejor la ha interpretado, por eso hemos ganado todas las elecciones desde 1980 y espero que las volvamos a ganar".

En 13 días de campaña electoral el origen andaluz del candidato socialista no había desatado ninguna polémica relevante. Las insinuaciones que se hacían en los mítines de Convergència i Unió no hallaban respuesta en los del Partit dels Socialistes. Así, hasta ayer. No fue hasta el mitin celebrado a mediodía en el barrio de Llefià de Badalona, poblado mayoritariamente por catalanes de origen andaluz y extremeño, que Montilla se despachó a gusto contra Artur Mas.

Entre los aplausos de los asistentes, el candidato socialista le dijo a su rival que, con sus palabras, "se ha pasado de la raya". "Sólo le queda por decir que si las mujeres pueden ir a votar es gracias a CiU". Y le replicó: "El derecho a ser candidato en Cataluña no lo da el señor Mas ni Convergència i Unió. Afortunadamente, lo da nuestro Estado de derecho, la Constitución y el Estatuto por los cuales hemos sufrido y hemos luchado tantos catalanes y catalanas mientras algunos de ellos se lo miraban desde el sofá".

Y es que en opinión de Montilla, Artur Mas ha olvidado que "Cataluña es mucho más que CiU y mucho más que el PSC" y acusó a los nacionalistas de querer "patrimonializar" Cataluña, al tiempo que se "excluye" a quienes no se sienten nacionalistas. "Las de Mas son unas palabras impropias de un candidato a presiente de la Generalitat", afirmó Montilla. De esta manera, y tras volver a acusar al candidato convergente de actuar con "arrogancia" y "prepotencia", le dedicó ayer un nuevo calificativo: el de "autoritario".

En un segundo mitin en Tortosa (Baix Ebre), por la tarde, Montilla aseguró, además, que el candidato convergente está recurriendo a la "amenaza" sobre todo desde que el jefe de campaña de CiU, David Madí, afirmó que al director general de la Corporación Catalana de Radio y Televisión, Joan Majó "le quedan tres telediarios".

"Perdonavidas"

Las palabras de Montilla tuvieron muy buena acogida entre el público de Badalona. También en Tortosa, donde Montilla tildó a Mas de "candidato perdonavidas" y le recordó que en su día apoyó el trasvase del Ebro y el Plan Hidrológico Nacional del Gobierno del PP. A los asistentes al mitin de Badalona, Montilla volvió a pedirles que participen masivamente en las elecciones del miércoles en un nuevo intento de despertar al electorado metropolitano, el que más se abstiene en los comicios autonómicos. Los socialistas harán hoy un nuevo intento en este sentido. Y para ello contarán con la que consideran su mejor arma electoral: José Luis Rodríguez Zapatero.

El presidente del Gobierno acudirá esta mañana a Santa Coloma de Gramenet para pasear junto a José Montilla por las calles del centro después de que el candidato socialista responda a las preguntas del radiofonista Justo Molinero. La visita de Zapatero a Santa Coloma de Gramenet no estaba prevista inicialmente y la dirección del PSC la organizó con discreción. Con ello se quiere que el último día de campaña se añada algún aliciente más que el tradicional mitin final.

Artur Mas, en su mitin central en Lleida, celebrado ayer por la tarde, volvió a acusar al tripartito de intentar arrinconar a CiU en 2003. "Y no lo han conseguido, porque ahora somos más fuertes, estamos más unidos, ocupamos el espacio central y Convergència es la casa grande del catalanismo", dijo.

"Tenemos la obligación de levantar la bandera del autogobierno que es la de nuestra libertad y a esta bandera nunca renunciaremos", enfatizó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de octubre de 2006