Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero tilda de "integristas" las declaraciones de Mas respecto al origen andaluz de Montilla

"Es una declaración integrista, en democracia es candidato quien es ciudadano", ha asegurado hoy el presidente del Gobierno en la Cadena SER

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha hecho hoy balance de la campaña catalana en el programa Hoy por Hoy de la Cadena SER. Zapatero ha contestado a las últimas declaraciones del líder de CiU, Artur Mas, que atribuía la presentación de un candidato como Montilla, de origen andaluz, a la política de integración de CiU. El presidente del Gobierno ha tildado las declaraciones de Mas de "integristas" y ha recordado que en democracia es candidato "quien es ciudadano, en Cataluña y en cualquier lugar del mundo".

Para Zapatero, Mas se equivoca a la hora de apuntarse el tanto de la integración en Cataluña: "Le diría a Artur Mas que no ha integrado CiU, lo que ha integrado ha sido la democracia, que es la ideología de todo". A su vez ha querido recordar que para Montilla Cataluña "es la tierra de su hijos, por tanto mira al futuro".

No es momento de hablar de pactos políticos

"Primero escuchemos al pueblo", así de tajante se ha mostrado el presidente del Gobierno cuando ha sido preguntado por posibles cálculos a la hora de constituir un gobierno, en caso de que sea necesario pactar. Para Zapatero los acuerdos están supeditados a "los programas y principios" de cada partido. Aunque también ha dejado claro que la decisión de un posible pacto es "responsabilidad de Montilla". El Presidente ha asegurado que siempre está dispuesto a "compartir, pero primero escuchemos al pueblo." Aunque ha reconocido que buena parte de la campaña, y de las últimas campañas están destinadas a ver qué pasa el día después, por tanto "hay que ser lo más claro posible en los acuerdos electorales".

Para el presidente del Gobierno la legitimidad de formar gobierno "corresponderá a quien tenga una mayoría parlamentaria y sea capaz de forjar un programa compartido". Según Zapatero, esa decisión le corresponderá a las fuerzas políticas catalanas, muy criticadas a lo largo de la campaña. El Presidente ha defendido a la clase política catalana: "no puede ser que la sociedad política de Cataluña sea tan criticada cuando la sociedad catalana tiene tantas virtudes".

Posible división generada por el Estatuto

Para Zapatero estas elecciones han demostrado que el catastrofismo, que anunciaban algunos sectores de la derecha, es inexistente en la sociedad: "qué curioso que la reformas estatutarias, que el Gobierno ha impulsado se han hecho por consenso", afirmó. Además ha puesto claro ejemplos de otras reformas como Andalucía, Baleares, Aragón o Comunidad Valenciana. En todos ha habido consenso menos en Cataluña, "donde el PP no quiso jugar, jugó a otra cosa, a enfrentar a Cataluña con el resto de la sociedad española". Por ello Zapatero ha asegurado que el PP "está muy limitado, no sólo por los pocos votos, también está limitado por hacer un política integradora."

Una prueba del funcionamiento del nuevo Estatuto, para Zapatero, son estas elecciones: "en la reforma del Estatuto se dijo que iba a ser la división, ya ha entrado el Estatuto y las elecciones en Cataluña se están desarrollando con normalidad".

Elecciones municipales en Madrid

El presidente del Gobierno ha vuelto a reconocer que las cosas en Madrid se pudieron hacer mejor, pero también lo ocurrido se ha debido "a la transparencia del proceso". Zapatero ha reconocido que llegó a pensar en María Teresa Fernández de la Vega porque fueron muchas personas las que le trasladaron su posible candidatura. Sin embargo, para el Presidente, Miguel Sebastián "es un candidato muy sólido que va a abrir enormes expectativas".

En cuanto a que Sebastián no sea una persona conocida, Zapatero cree que no va a influir: "yo también era muy poco conocido, estos días le decía Miguel no es un mal dato, eso te da un enorme recorrido por delante". Ese desconocimiento fue aprovechado por Alberto Ruiz Gallardón para asegurar que el resultado que obtenga el PSOE en el Ayuntamiento de Madrid será un resultado del propio Zapatero, dejando entrever que la derrota socialista será responsabilidad del presidente del Gobierno. Zapatero ha contestado hoy a Gallardón de forma contundente, y mandando de paso un recado a Mariano Rajoy: "que se preocupe más de Sebastián y menos de Zapatero, que seguro que a Rajoy le tranquiliza".

Corrupción urbanística

El Presidente ha querido dejar claro que se trata de una cuestión significativa y singular, defendiendo la gestión de aquellos ayuntamientos honrados con el ciudadano. Zapatero ha enumerado las medidas que se tomarán. Entre ellas la creación de una fiscalia especial, unidades especiales de la Guardia Civil y una decisiva reforma de la ley del suelo, que pondrá orden y limitación al desarrollo urbanístico.

Zapatero ha dejado claro que su Gobierno será contundente contra cualquier caso de corrupción urbanística, y ha puesto como ejemplo lo sucedido en el Ayuntamiento de Marbella: "después de décadas de falta de respeto a la ley ha sido este Gobierno quien ha tomado la decisión de cortar por lo sano".

Más información