El Superior estima "deseable" un acuerdo que resuelva la huelga en los juzgados

La Sala de Gobierno del Tribunal Superior mostró ayer su preocupación por los efectos "negativos" de la huelga indefinida convocada por todos los sindicatos en la Administración de Justicia, y consideró "deseable" que se llegue a un "pronto acuerdo" que normalice la vida en los juzgados de Euskadi. Los paros han sido convocados para todos los martes, miércoles y jueves.

La Sala de Gobierno del principal tribunal vasco hizo público su planteamiento en un comunicado después de que representantes de las centrales convocantes (CCOO, CSI-CSIF, ELA, LAB y UGT) se reuniesen con el presidente del Superior, Fernando Ruiz Piñeiro.

La representante de Comisiones Obreras, Elena Pérez, comentó al finalizar la cita que ésta había sido "cordial" y agradeció la sensibilidad de la Sala al convocarles a una reunión para interesarse por sus reivindicaciones y comprobar si se había iniciado ya una negociación con el Departamento de Justicia. Según esta sindicalista, Ruiz Piñeiro tomó nota de sus demandas salariales y sobre la flexibilidad laboral, que llevan sobre la mesa una década.

Pérez explicó también que el presidente les mostró su disconformidad con los servicios mínimos ordenados por el Gobierno para los días de huelga y lamentó "los incidentes" protagonizados por algunos jueces y secretarios judiciales que asumen funciones que no les competen para que el paro no tenga mayores efectos, informa Efe. Siempre según esta versión, Piñeiro tomó "buena nota de ellas y va a tratar de solucionarlas para que no se repitan la semana que viene", en la nueva convocatoria de paros.

"Colapso" en Barakaldo

La nota de la Sala de Gobierno se limita a afirmar sobre la reunión que se celebró a petición de los sindicatos y que ambas partes intercambiaron impresiones sobre los paros. A renglón seguido, la Sala especifica su acuerdo, en el que "expresa su preocupación por los efectos negativos" que la prolongación de los paros "pueda provocar en el normal desarrollo del servicio público judicial y manifiesta que sería deseable se llegue a un pronto acuerdo que normalice la prestación del mismo".

Justicia ya había informado a la Sala de Gobierno sobre la celebración de los paros.

Los juzgados volvieron ayer al trabajo después de las tres jornadas de huelga desarrolladas durante esta semana, aunque la acumulación de trabajo pendiente motivó una serie de problemas en algunos, como los de Barakaldo, donde decenas de personas colapsaron el Registro Civil por la petición de documentos. CCOO señaló en un comunicado que se estaba "produciendo un auténtico colapso en los Juzgados de Barakaldo, con colas interminables de personas que solicitan documentos expedidos por el Registro Civil".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de octubre de 2006.