Competencia expedienta a las cajas vascas y a la navarra por repartirse el mercado

El Tribunal abre proceso sancionador al detectar Economía indicios de conducta prohibida

El Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) ha abierto un expediente sancionador contra las tres cajas de ahorros vascas (BBK, Kutxa y Vital) y contra la Caja de Ahorros de Navarra (CAN) por presunto reparto de mercado. El tribunal ha recibido el expediente del Servicio de Defensa de la Competencia, que lo inició de oficio y que al ver indicios de conducta prohibida contra la competencia lo ha enviado al tribunal. Éste tiene ahora un plazo máximo de un año para determinar si hay conducta prohibida y, si es así, imponer una sanción.

Más información

Según la normativa de competencia vigente, las tres cajas vascas y la caja navarra pueden recibir una sanción del 10% de su facturación del último año. Las conductas de fijación de precios y de reparto de mercado que están tipificadas en el artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia son las conductas más graves entre las vigiladas por los órganos de competencia.

El expediente que inició el Servicio de Defensa de la Competencia hace un año ha cubierto todos los trámites legales, ha reunido y completado pruebas y ha recabado datos e información de las entidades investigadas. Una vez superada esa fase y tras analizar los indicios de que ha habido reparto del mercado, el Servicio de Defensa de la Competencia, adscrito al Ministerio de Economía y Hacienda, ha enviado el expediente al tribunal que ha iniciado la fase de resolución del expediente.

La investigación arrancó a finales de julio de 2005 a raíz de unas declaraciones de los presidentes de las cajas en las que aludían al no solapamiento de sus redes de oficinas en el País Vasco como una ventaja en relación con la fusión que entonces proyectaban.

La investigación afectó inicialmente a la BBK, la Kutxa y la Caja Vital, pero luego se extendió a Caja Navarra (CAN) y a la Federación de Cajas Vasco Navarras ante los indicios de que también participaban en el pacto de no agresión.

Esa extensión ha sido clave para que sea el Tribunal de Defensa de la Competencia estatal y no el vasco el que tramite el expediente sancionador.

Cuando se conoció la apertura de la investigación, las entidades negaron tener un pacto de no agresión. Sin embargo, fuentes conocedoras de la investigación aseguran que se ha logrado recabar pruebas documentales sólidas que avalan las acusaciones.

Pese a que tras varias vicisitudes y fuertes disensiones políticas, el plan de fusión se fue al traste, Xabier de Irala, presidente de la BBK, y uno de los principales impulsores del proyecto decía el pasado mes de marzo de 2006 que "la integración de las entidades vascas mantiene hoy toda su vigencia". Irala acusó a los políticos de frustrar la operación por anteponer sus intereses particulares a los de la sociedad vasca.

El presidente de la Kutxa, Carlos Etxepare, en la asamblea general de la entidad del pasado 31 de marzo de 2006, se refirió al proyecto de fusión como algo "que sigue vivo aunque esté de momento aletargado".

La complicada relación de fuerzas en los órganos de Gobierno de la Caja Vital de Vitoria, con mucho peso del PP, fue un detonante para que el proyecto se frustrara.

[Por otro lado, la CAN publicó ayer sus resultados de los primeros nueve meses de 2006, en los que ha obtenido un beneficio neto de 106,7 millones de euros, con un aumento del 60,5%].

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de octubre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50